SUBRAYADO GOURMET

Un recorrido por cuatro heladerías artesanales de Montevideo y sus sabores más destacados

En su columna de esta semana, Xime Torre cuenta la historia de algunas de las heladerías clásicas de la capital y propone iniciativas más actuales con sabores veganos.

Uruguay tiene una gran tradición en la elaboración y el consumo de helado artesanal. De hecho, prácticamente cada barrio y cada ciudad tiene sus heladerías favoritas. Ximena Torres te propone recorrer algunas de las clásicas de la ciudad de Montevideo en su columna de Subrayado Gourmet.

LOS TROVADORES

Esta heladería, ubicada en Pocitos, está cerca de cumplir sus 90 años, y es la más antiguas del país. Se distingue por elaborar sus productos todos los días del año, en base a frutas naturales y materias primas que traen de afuera, como el chocolate belga. Cuentan con helados aptos para diabéticos. Al día de hoy los helados más vendidos son: dulce de leche granizado, crema vainilla premium y chocolate Ferrero rocher.

BREZZA HELADERÍA

Es una heladería que comenzó como un emprendimiento familiar basándose en el gusto por el helado. No usan ni conservantes ni colorantes. Los helados de Brezza se encuentran vía delivery en Montevideo. Chocolate holandés, dulce de leche, frutales como frutilla, limón o maracuyá. Brezza busca que se pueda disfrutar de un sabor lo más natural posible.

VEGALATTO

Es la heladería que ofrece helados 100 veganos, plant based, sin lácteos, sin gluten, sin proteína láctea. Su fábrica está en el Parque Tecnológico del Cerro y desde allí surten a distintos puntos de venta. Entre los productos se destacan las vegalettas heladas, que son paletas heladas de chocolate con higos turcos y nueces, frutilla con arándanos y manteca de maní con praliné de maní y dulce de leche de almendras y castañas de cajú. También cuentan con alfajores helados (alfajorettos), elaborado con masa de chocolate, helado de dulce de leche con almendras tostadas, ganache de chocolate y baño de chocolate (todo gluten free y vegano).

HELADERÍA GARCÍA

Un clásico del Prado. Comenzó en Capurro hace 80 año y desde los años 60 están en el Prado. Los gustos más vendidos son crema, chocolate, frutilla, sambayón y dulce de leche. Propone gran variedad de gustos tradicionales y también lo novedoso, como un chocolate rocher, un lemon pie, un sambayón con cerezas, maracuyá, chocolate amargo, frambuesa. También ofrece las casattas, bombones helados, los pinitos, los sándwiches, los bocaditos y barras. Siguen haciendo hasta el día de hoy almendrado y tortas heladas. Siguen bañando el cucurucho en chocolate o el otro favorito: el copo de chantilly.

Dejá tu comentario