CASO DE DOBLE HOMICIDIO

Niños baleados en Pinar Norte siguen internados, uno tiene un proyectil alojado en el pecho

Los dos niños baleados en Pinar Norte permanecen internados en el Pereira Rossell fuera de peligro, según un informe de ASSE.

Los dos niños heridos en la balacera del jueves de noche en Pinar Norte continúan internados en el hospital Pererira Rossell y están fuera de peligro, según el informe proporcionado este lunes de mañana por la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

Ambos recibieron disparos de arma de fuego en el pecho y “mantienen tratamiento por vía venosa por las heridas sufridas”, dice el informe oficial. “Se encuentran estables”, asegura el parte médico.

Uno de los niños presenta un proyectil alojado en el pecho, pero “sin afectar sus funciones respiratorias, y bajo control quirúrgico a efectos de resolverse en los próximos días”, agrega el informe.

Más temprano, ASSE había informado en base a los datos aportados sobre la evolución de la salud de los niños que uno presentaba un casquillo de bala en el tórax, cuando lo correcto es indicar que presenta un proyectil en esa zona de su cuerpo.

El jueves 22 cerca de la medianoche dos hombres fueron en auto con cuatro niños a una boca de venta de drogas en Pinar Norte.

Uno de los hombres, de 40 años, bajó y dejó al otro de 22 años y a los niños en el auto. Estando adentro de la casa sintió disparos y salió. Desde un auto y una moto dispararon más de 30 veces hacia el auto en el que estaba el joven y los cuatro niños.

Así fueron asesinados un niño de 2 años y su padre, el joven de 22, mientras que otros dos niños fueron heridos de disparos. El cuarto niño resultó ileso, igual que el hombre de 40 años que huyó del lugar con todos los heridos en el auto.

Este hombre fue imputado y enviado a prisión el sábado de noche por encubrimiento (no avisó a la Policía de lo sucedido) y por omisión de asistencia, ya que manejó más de 13 kilómetros hasta Paso Carrasco antes de pedir ayuda para los heridos de bala.

Además, en vez de ir a un centro de salud paró en una pizzería a pedir ayuda. La dueña de la pizzería contó a Subrayado lo que pasó.

Dejá tu comentario