INVESTIGACIÓN

Tragedia en el Centro: un crimen en una familia sin señales de violencia

El contexto de la situación que derivó en el homicidio de los dos niños en una casa del Centro de Montevideo.

Las máximas autoridades policiales de Montevideo fueron hasta la casa de la tragedia, ubicada en Soriano y Ejido. La escena fue desgarradora, tanto que Patricia Rodríguez, presidenta del sindicato policial de Montevideo, comunicó que los policías que “presenciaron esta atrocidad fueron derivados para su atención”.

El padre estaba solo con los hijos desde hace pocos días producto de un problema con su pareja. Ellos estaban casados desde hace 12 años y nunca hubo un incidente de violencia doméstica, ni ninguna agresión por parte del hombre hacia su pareja o hijos.

Los padres de los niños habían comenzado el proceso de distanciamiento desde febrero pero, según supo Subrayado en base a fuentes del caso, el diálogo entre ellos era fluido. El pasado viernes ambos tuvieron una discusión y ella se fue a la casa de su madre. En esos días, la madre y el padre tuvieron contacto y hablaban de sus hijos. Tanto, que días atrás se comunicaron para coordinar y llevar a los pequeños a la escuela.

El hombre que mató a los pequeños, de 48 años, tiene otra hija de 23 años producto de otra relación y tras un problema, la madre de la joven no dejaba que él la viera. Esto desencadenó en que el hombre cayera en depresión y estuvo internado en un hospital psiquiátrico.

El pasado domingo el padre de los niños contrató a alguien para que cuidara a los hijos cuando él tenía que ausentarse por motivos personales, ya que su padre se encuentra internado. Fuentes del caso indicaron a Subrayado que la madre dijo ante efectivos policiales que su pareja “amaba a los niños y que nunca demostró una señal de que pudiera hacerse daño a él o a los pequeños.

La madre declaró en sede policial y confirmó que no había antecedentes que pudieran prevenir la tragedia. Incluso el hombre había hablado en la escuela para adelantar que una niñera lo ayudaría con el retiro de los niños del establecimiento en los días subsiguientes mientras el atendía a su padre enfermo.

El hombre, que intentó suicidarse tras matar a sus hijos, fue derivado a un centro asistencial y le tomarán declaración una vez que tenga el alta médica.

El caso es investigado por investigadores de la Zona Operacional I de la Jefatura de Policía de Montevideo, bajo la conducción de la fiscal Adriana Edelman.

Se aguardan resultados de pericias forenses realizadas a los niños.