Sociedad residenciales | vacuna | Covid-19

Susana y Elsa se vacunaron contra el Covid en el residencial donde viven

Tienen 82 y 96 años. Una tenía miedo y la otra estaba tranquila, pero ambas esperaban por la vacuna. Ahora, ansían poder volver a abrazar a sus familiares.

La semana pasada comenzó la vacunación contra el Covid-19 en algunos residenciales de Montevideo, con remanente de las dosis de Pfizer previstas para el personal de la salud.

Susana tiene 82 años y desde noviembre vive en un residencial, al que ya conocía porque su madre había estado allí. Ingresó porque no podía caminar bien y se caía, y hacía un tiempo que había enviudado.

Elsa tiene 96 años y hace 3 que está en un establecimiento de larga estadía, al que calificó como su “segunda casa”. Vivía sola y también las dificultades para desplazarse y las caídas, la llevaron a ingresar en un residencial para adultos mayores.

Tiene una hija, dos nietos y dos bisnietos. Antes de la pandemia la iban a visitar y paseaban por el jardín. El cambio fue total. Ya no se les permitió el ingreso y la comunicación era por teléfono o a través de una reja.

Lo que más extraña es poder abrazar a sus familiares. Ese sentimiento lo compartió Susana. “Lo más difícil es estar encerrado, porque ya no sabes lo qué hacer”, dijo. Si bien asegura que se acostumbra a todo, contó que a veces lloraba por las noches.

Susana tenía miedo, Elsa estaba tranquila, pero ambas esperaban por la vacuna y ya recibieron su primera dosis. “Es un problema menos”, afirmó Susana.

Los abuelos del residencial Coppelia 1, ubicado en Punta Gorda, fueron unos de los primeros en ser vacunados contra el Covid-19. Allí, viven 11 personas y trabajan nueve cuidadores.

La inoculación contra el Coronavirus continúa esta semana en el resto de los residenciales de Montevideo.

Dejá tu comentario