Sociedad

Padre biológico de Ana Clara fue quien denunció presunto maltrato del padrastro

El abuelo de la niña expresó que el padre hacía tiempo que no la veía por "celos" del imputado.

El maltrato que sufría Ana Clara en manos de su padrastro era algo que se sabía.

El caso -catalogado como femicidio- causó gran conmoción en Rivera.

El padre biológico fue quien denunció el "presunto maltrato" tras la muerte, dijo Washington López Arias, el abuelo paterno de la víctima.

Según explicó, el denunciante no veía a su hija desde hacía meses por la expresa voluntad de quien luego asesinó a la niña de 4 años.

López dijo que el agresor complotaba para que no viera a la menor. Atribuyó el hecho a los "celos".

El padrastro y la madre de la niña riverense fueron imputados y enviados a prisión por 180 días de forma preventiva mientras continúa la investigación y se prepara el juicio donde se dictará una condena definitiva.

La fiscal Valentina Sánchez le imputó al hombre J.P.DS. un delito de homicidio muy especialmente agravado por femicidio, y reiterados delitos de abuso sexual especialmente agravado y violencia doméstica especialmente agravada.

A la mujer G.DS.P. le imputó reiterados delitos de violencia doméstica especialmente agravados, un delito de homicidio muy especialmente agravados, ambos en calidad de cómplice, y un delito de omisión de los deberes inherentes a la patria potestad en calidad de autora.

El desenlace obligó a revisar los antecedentes del caso.

A principios de julio la pequeña había sufrido una fractura de clavícula y el padre biológico se enteró por redes sociales.

Si bien no hay registro de denuncias de violencia o abuso en perjuicio de la pequeña, la policía había intervenido el año pasado tras una discusión de la pareja que se judicializó.

En 2015 el imputado había sido denunciado por una ex pareja pero la justicia dispuso medidas.

López Arias, el abuelo de Ana Clara, contó sobre el estado de angustia que sobrelleva la familia paterna.

“En este momento lo único que podemos sentir es tristeza e impotencia” expresó López, quien describió a Ana Clara como una niña dulce, buena, obediente y tierna.

El entorno más cercano de la pequeña, como los abuelos, el padre biológico y otros niños de la familia, están siendo asistidos por los profesionales de la salud de la Unidad de Víctimas de Fiscalía.

El equipo psicológico trabaja en conjunto con la fiscal de Rivera en el abordaje del caso y ayudan a la familia a transitar el dolor de lo que pasó, y superar la culpa.

El personal de la salud, de la educación y el entorno familiar son actores decisivos en la detección de casos de abuso.

UNIDAD VICTIMAS

Por otra parte, INAU no recibió denuncias previas sobre violencia hacia la niña asesinada en Rivera.

Ahora se realizará el seguimiento de los otros pequeños que vivían en el hogar, que actualmente están con familiares. El juzgado de familias definirá en las próximas horas quién se encargará de los niños.

Ana Clara asistía a un jardín público, y desde SIPIAV se comenzó a trabajar con el Consejo Primaria cómo abordar el tema en el centro educativo.

Inau cuenta con un teléfono: 0800. 50.50 para denunciar situaciones de violencia hacia niños.

SIPIAV MIZRAHI

Dejá tu comentario