PolicialesFelipe Cabral | Asesinatos

La muerte del grafitero Plef: siguen indagando al vecino pero no aparece el arma homicida

La tensión social por la inseguridad en Punta Gorda fue un factor clave que desencadenó la tragedia.

La Fiscalía a cargo de Mirtha Morales intenta encontrar el arma homicida: una escopeta calibre 22 que disparó la bala que dio en la cabeza del Felipe Cabral.

No está en la casa del vecino de 77 años que se encuentra detenido.

La Policía incautó otras armas, pero el calibre 22 sigue sin aparecer.

El detenido es un jubilado que vive junto a uno de sus hijos en la casa lindera a "María Mercedes".

Afirman los vecinos que desde que falleció su esposa y contrajo una enfermedad que le afecta la piel se convirtió en un hombre ermitaño. Apenas salía de su casa para ir a pescar y casi no tenía diálogo con los habitantes de la zona

En su vivienda la policía encontró varias escopetas y chumberas, todas registradas.

El hombre estaba adherido al grupo “vecinos en alerta”, coordinados vía whatsapp para organizarse contra la delincuencia.

Durante muchos años el detenido mantuvo un enfrentamiento que incluyó denuncias cruzadas con el propietario de "María Mercedes", la casa abandonada.

El último episodio de robo e invasión en el inmueble había ocurrido hace dos semanas y los herederos habían vuelto a tapiar una ventana.

Las cámaras de video no dan cuenta de la persona que disparó el arma. En las imágenes se ve caer lentamente a Cabral, de 29 años. Se ve el sentido del disparo, pero no el tirador.

El sábado Felipe Cabral -a quien todos conocían como "Plef"- se encontraba allí para retocar y fotografiar un grafiti que había pintado en Rambla República de México y Belastiqui.

El jueves había hecho el grueso de la obra. Y el sábado estaba de regreso con su bicicleta y un bolso con sus pinturas.

Sacó un par de fotos. Una desde afuera, y otro desde el jardín. Luego se sentó a descansar.

Un testigo que bajaba hacia la playa lo vio recostado y pensó que estaba durmiendo.

Pero al regresar por el mismo camino vio que el cuerpo estaba en el mismo sitio, volcado de la misma forma. Así que se acercó y comprobó que estaba muerto.

Así la Policía se enteró de la muerte del joven.

La primera consigna fue "muerte dudosa". Pero rápidamente las evidencias llevaron a la hipótesis de un homicidio.

No había identificaciones de la victima en el lugar. Recién el martes, tres días después de s su muerte violenta , la Policía pudo saber de quién se trataba mediante las huellas digitales.

La casa, cuyo muro abordó Felipe Cabral, estaba abandonada desde la muerte de su propietario dos años antes.

Según publica Brecha y El País, el hombre fue descrito por sus vecinos como un exponente del llamado "Síndrome de Diógenes": acumulaba basura y había abandonado el mantenimiento del inmueble por más de 20 años.

La propiedad fue tapiada y se había cortado el pasto mientras se sustancia una compleja sucesión.

"María Mercedes" era un foco de preocupación para todos en el barrio.

Resultaba una tentación para ocupantes precarios. También la usaban como aguantadero una serie de delincuentes que los vecinos venían denunciado desde hacia tiempo.

Cabral estaba lejos de ser un criminal. Además de artista visual, era músico de hip hop.

También militaba en la unión de Juventudes Comunistas. Sus dibujos, por lo general, dejaban mensajes anticapitalistas.

Su padre es Mario "Chichito" Cabral, un símbolo uruguayo del candombe beat de los años 60. Fue parte de grupos famosos como El Kinto y Tòtem.

El clima tenso en el barrio contribuyó con el desenlace. En la zona funciona un grupo de "Vecinos Alerta" que realiza tareas de vigilancia por cuenta propia.

Por el momento no se sabe mucho más. Poco después de que el hecho policial repercutiera públicamente, el muro de la casa "María Mercedes" fue pintado a la cal.

El grafiti de "Flep" había desaparecido.

Los hechos provocaron una polémica política entre oficialismo y oposición. El senador Marcos Otheguy critico las campañas por la seguridad y nombró específicamente a "Vivir sin miedo", creada por el precandidato blanco Jorge Larañaga.

"Vivir sin miedo" consiguió ya el número de adhesiones exigida por la constitución y su proyecto será plebiscitado en las elecciones de fines de año.

Otheguy criticó la fuerte polarización social que generó esta campaña y responsabilidad a la misma de hechos como la muerte del joven Felipe cabral.

De inmediato, los líderes blancos Luis Lacalle Pou y el propio Larrañaga calificaron de "irresponsable" las reflexiones del legislador frenteamplista.

Dejá tu comentario