PRÓXIMO VIVO 12:25HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER
dijo haber sido policía encubierto entre 1992 y 1994

Fernando Frabasil, "padrino" de la sucursal uruguaya del Primero Comando da Capital

Fue procesado por asociación para delinquir pero no irá a prisión. Purga una causa de homicidio en su casa por razones de salud.

13 de diciembre de 2019, 11:34hs

La investigación llevada a cabo por la fiscal Mónica Ferrero concluye que hay 84 delincuentes uruguayos que fueron reclutados por el PCC., un grupo que organiza secuestros, rapiñas y se dedica al narcotráfico entre otros delitos.

La cifra de 84 delincuentes surge de las escuchas telefónicas ordenadas por la justicia de Crimen Organizado de 3º turno.

El dato sobre la formación de un grupo local del PCC llegó a las autoridades en el mes de julio, y a partir de entonces se creó la Operación Magnesio.

Hasta ahora ase sospechaba del asunto. Incluso hace unos años en el Ministerio del Interior deslizó que

La Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) señalaron como uno de los líderes a Fernando Frabasil Gómez, con antecedentes penales por homicidio, rapiñas, encubrimiento y narcotráfico, entre otros delitos.

La investigación lo señaló como el "padrino" de la estructura local del PCC, señala un informe del diario El Observador.

Las escuchas lo ubicaron conversando con, por ejemplo, un individuo llamado Mario Bentancur, con antecedentes por amenazas y lesiones culposas en 2010 y 2014.

Fue el hombre que lideró la rapiña a una estación de servicio en Ruta 11 este fin de semana, un hecho que aceleró la dilucidación del caso.

Ante la jueza Beatriz Larrieu, Bentancur -que vivió en Cerro Largo y Laguna Merín, y tuvo propiedades allí- se jactó de ser alguien con un amplio repertorio delictivo: copamientos, narcotráfico, entre otros delitos.

En las escuchas se escucha a Frabasil hablando con la pareja de Bentancur sobre una serie de asaltos en la ruta conocida como del "santoral", situada en Canelones. Lo harían disfrazados de policías.

La interlocutora es una mujer que integró la fuerza policial, señala El Observador.

Posteriormente se grabaron charlas sobre otro tipo de delitos. Fabrasil le pidió a Bentancur que fuera a ver la calidad de una droga que entraba por Cerro Largo.

También planearon el ingreso de drogas a cárceles, entre ellas el Comcar. Ambos coincidieron en los grandes márgenes de ganancia que deja la actividad.

Frabasil y Bentacur fueron imputados por asociación para delinquir. Pero el primero no fue a prisión porque se encontraba en prisión domiciliaria por una causa de homicidio a raíz de problemas de salud.

En el caso de Bentancur fue enviado a prisión cautelar por 90 días, a cuenta de más cuando termine la investigación del fiscal.

La tercera procesada es la pareja de Frabasil, una exoperadora penitenciaria. También fue enviada a su casa con prisión domiciliaria por 10 meses por asistencia a la asociación para delinquir.

Por último fue procesada la pareja de Bentancur, procesada por el mismo delito. Estará un mes menos en prisión domiciliaria.

Además, Bentancur y su pareja deberán ser juzgados por la rapiña a la estación de servicio. En la rapiña, él hizo de chofer y ella fue la encargada de guardar el dinero.

En las escuchas hay evidencias de la planificación de este asalto.

¿UN AGENTE ENCUBIERTO?

En los 90, el nombre Frabasil comenzó a salir en los diarios.

El 23 de agosto de ese 1993, Luis Ernesto González, propietario de free shops de Rivera, fue encontrado muerto en un aljibe de una chacra de Los Cerrillos. El cuerpo estaba amordazado, atado de pies y manos y con una herida de bala en la nuca.

Por el caso fueron procesados Walter Carmona, Rolando Bentancur y Washington De María, tres policías que habría contratado a sicarios brasileños para matar al empresario.

Uno de los interrogados fue Frabasil, que por entonces estaba vinculado al narcotráfico y robo de autos, pero que luego de su detención señaló que era policía encubierto trabajando para la DEA.

Según él, trabajó bajo las órdenes del Ministerio del Interior entre 1992 y 1994.

Purgó condenas en Soriano por maniobras con automóviles y estuvo preso en el Comcar por consumar fraudes con cheques sin fondo.

En febrero de 1998 fue procesado por su complicidad en el homicidio del soldado Jorge Barbosa Bittancur, quien fue asesinado de un disparo en la cabeza el 20 de noviembre de 1997 durante un asalto a un local de Abitab ubicado en Avenida Italia.

Barbosa trabajaba como guardia de seguridad. En ese verano participó en el asalto a un cambio de Maldonado, que le valió otra condena.

En su momento Frabasil dijo que hubo una conspiración en su contra para armar causas a efectos de mantenerlo en prisión.

Ahora su nombre reaparece en los registros de la ABIN y obliga a revisar su expediente a la fiscal Ferrero.

En las escuchas telefónicas mantenidas con distintas personas se pudo comprobar que este individuo reclutaba a los nuevos miembros en las cárceles teniendo en cuenta sus antecedentes penales, su especialización en materia de delitos,los que podrían resultar fundamentales en la organización de distintos actos ilícitos.

Estos hechos coincidieron con la expansión del PCC hacia Paraguay, donde la organización marca la agenda policial.

En ese sentido, llevó a cabo en 2017 un espectacular robo a un depósito de la empresa Prosegur en el que participaron un centenar de delincuentes.

Según la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) de Paraguay, el asesinato del capo narco Jorge Rafaat Toumani, en junio de 2016, abrió el camino para que el PCC hegemonizara las operaciones en la región.

Junto el Comando Vermelho (CV), controlan gran parte del delito en Foz de Iguazú. Pedro Juan Caballero, Ciudad del Este, entre otras localidades.

Dejá tu comentario