PolíticaDictadura | Derechos Humanos

Documento de la CIA describe plan para asesinar a Ferreira Aldunate y Hugo Cores en Europa

Comandos mixtos de las dictaduras de cono sur llevaron adelante el operativo "Teseo" contra opositores notorios

El exjerarca de la dictadura militar Julio César Vadora autorizó la orden de asesinato a los dirigentes políticos Hugo Cores y Wilson Ferreira Aldunate, en misiones coordinadas con Argentina, Brasil, Chile y Bolivia en el marco de la Operación Cóndor.

Así lo informa Brecha este viernes en base a documentos de la CIA y otra fuentes.

Vadora -por entonces Comandante del Ejército y líder de los "Tenientes de Artigas"- fue el factotum para que se iniciara una coordinación de los atentados que se realizarían en Europa, adonde tanto Cores como Ferreira se habían exiliados.

El plan de asesinatos de dirigentes exiliados fue bautizado como "Operación Teseo", incluía a dirigentes opositores de distintas nacionalidades sudamericanas, e iba a ser desarrollado por comandos mixtos de todos los países participantes del "Plan Cóndor".

Ferreira Aldunate escapó de milagro al atentado que iba a sufrir en Buenos Aires en las mismas horas en que fueron asesinados los también legisladores uruguayos Héctor Gutiérrez Ruíz (Partido Nacional) y Zelmar Michelini (Frente Amplio).

Se alojó en la embajada de Austria y desde allí partió a Londres, uno de los destinos principales de su exilio.

Cores era dirigente del OPR33 un grupo conformó luego el Partido por la Victoria del Pueblo que fue desmembrado en gran parte durante el exilio en Buenos Aires de sus principales dirigentes.

Este dirigente logró huir a Francia. En sus recientes declaraciones, José Nino Gavazzo confirmó que estaba en la mira de las fuerzas represivas conjuntas de Uruguay y Argentina.

Cores logró radicarse en París. Se llevó consigo algo del dinero recaudado (Gavazzo habló de 3 millones de dólares) en varios secuestros extorsivos que el PVP desarrolló en la capital argentina con el fin de financiar un posible regreso de la guerrilla a Uruguay entre 1976 y 1977.

Los seguimientos a Ferreira Aldunate se llevaron a cabo de "manera obsesiva" fueron hasta 1977 con el fin de asesinato. Los reportes siguieron hasta 1984, el año de regreso del líder blanco.

En el caso de Cores la persecución siguió hasta 1978. Según Brecha, abandonaron la tarea cuando "fracasó una ratonera" que le plantaron en Porto Alegre.

No hay constancia de que Cores fuera parte del brazo militar de la organización. Tampoco Ferreira Aldunate podría catalogarse como "terrorista". Sin embargo, el plan de exterminarlos existió, según papeles desclasificados.

Ambos dirigentes se dedicaron a difundir la situación dictatorial de Uruguay en Europa y Estados Unidos.

Gracias a las gestiones de Ferreira, durante el gobierno de Jimmy Carter se suspendió la ayuda económica y militar que recibía el "proceso" en Uruguay.

El senador nacionalista logró convencer a los senadores Edward Kenedy y Edward Koch, dos influyentes dirigentes demócratas.

Koch estuvo en la mira del llamado "Plan Teseo".

Entre personalidades extrarregionales, el plan incluyó a Edy Kauffman y John Salzberg.

En la lista había, sobre todo, integrantes del MLN, ERP argentino, MIR chileno y ELN boliviano.

Por lo pronto hubo pocos asesinatos concretados en el exterior. Uno de los mas notorios fue el del excanciller chileno Orlando Letelier, en setiembre de 1976, en Washington. Su coche explotó a causa de una bomba. En el vehículo también viajaba su secretaria.

La nota de Brecha recuerda la ejecución del expresidente de Bolivia, general Juan José Torres, quien apareció muerto bajo puente en Buenos Aires el 2 de junio de 1976.

El hecho ocurrió 12 días después de las muertes de Michelini, Gutiérrez Ruíz, Rosario Barredo y William Withelaw, éstos últimos militantes del MLN.

Dejá tu comentario