InternacionalesAmazonia | medio ambiente

Vigilia por la Amazonia: diagnóstico catastrófico, protestas globales y fotos fake

Graves incendios y deforestación en el "pulmón del mundo" acaparon la atención y la responsabilidad de Jair Bolsonaro.

Con gritos de "Salven la Amazonía" y "Bolsonaro tiene que irse", cientos de personas se manifestaron el viernes ante la embajada de Brasil en Londres, iniciando una serie de protestas convocadas en varios países a favor de los pulmones "en llamas" del planeta.

"Paren la destrucción ahora" y "Salven nuestro planeta" podía leerse en las pancartas de los manifestantes, principalmente jóvenes, muchos de los cuales acudieron con su hijos y sus mascotas.

"Hemos visto las imágenes horribles (de la selva en llamas) y queremos hacer algo en solidaridad con la gente de Brasil. También tenemos hijos y nos gustaría que crecieran en un mundo que tiene sus pulmones", dijo a la AFP Luisa Brown, profesora de inglés de 36 años.

"Estoy muy preocupada por el cambio climático pero especialmente por el impacto de la agricultura ganadera", afirmaba su amiga Lucy Brown, de 41 años, mientras sus dos hijos, de 2 y 4 años, correteaban a su alrededor.

Ambas son miembros de Extinction Rebellion, el movimiento de desobediencia civil creado a finales de 2018 para luchar contra la inacción ante el cambio climático.

El organismo brasileño de observaciones espaciales INPE registró 75.336 focos de incendio entre enero y el 21 de agosto, un 84% más que en el mismo periodo de 2018. Y ese número había aumentado en 2.493 el jueves.

La multiplicación de los fuegos se da en un marco de avance rápido de la deforestación en la región amazónica, que los ecologistas atribuyen a los cultivos destinados a alimentar al ganado.

"¿De verdad prefieren las hamburguesas al oxígeno?", decía la pancarta de una manifestante que, junto a cientos de personas alejadas de la entrada de la embajada por vallas metálicas de la policía, gritaban: "¡Hey, hey, ho, ho, Bolsonaro tiene que irse!".

Los incendios en la Amazonía cobraron repercusión internacional el jueves y algunos líderes mundiales criticaron la actitud del presidente ultraderechista brasileño Jair Bolsonaro.

"Es el Donald Trump brasileño, solo le interesa el beneficio, el dinero", lanzó Graham Cox, de 57, reparador de electrodomésticos que se unió a Extinction Rebellion porque en 35 años de activismo medioambiental "he firmado todas las peticiones y nunca cambió nada".

Protestas similares estaban previstas en Madrid, Berlín y Turín el viernes y en otras ciudades europeas el lunes.

INCENDIO DOS

Descontrol

La situación en la Amazonía de Brasil, azotada por graves incendios y deforestación, está "fuera de control", señaló la lideresa ecologista Marina Silva. Y no dudó en acusar al gobierno de Jair Bolsonaro de haber propiciado una "acción desenfrenada" en un ecosistema vital para el mundo.

amazonia

La excandidata presidencial, de visita en Bogotá, aseguró en entrevista con AFP que el gigante latinoamericano tiene el saber y la "tecnología" para hacer frente a las llamas que crecen y arrasan con grandes superficies de selva ante, según ella, la "negligencia" del ejecutivo del ultraderechista Bolsonaro, escéptico del cambio climático.

La también ministra de Ambiente entre 2003 y 2008, en los gobiernos del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva (2003-10), adelantó que está en marcha la creación de un movimiento para exigir al Congreso brasileño que hunda las iniciativas legislativas gubernamentales "contrarias" al medioambiente.

Marina Silva, ganadora del prestigioso premio Goldman Environmental en 1996, considerado el Nobel verde, criticó con dureza al mandatario y dijo que lo que le están haciendo al pulmón del planeta -el 60% de la Amazonía está en Brasil- configura un delito de "lesa humanidad".

En el marco de la mesa redonda "Avances y retrocesos de la gestión socioambiental en América Latina", organizada por el Centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina (CODS), llamó a que, sin importar las posiciones partidarias, se establezca un imperativo ético para proteger la naturaleza en medio de la crisis climática.

Tras finalizar su intervención, Silva, de 61 años, atendió a AFP.

Pregunta: ¿Por qué y cómo se llegó a esta situación en la Amazonía?

Respuesta: En este momento está fuera de control debido a que tenemos 38.000 focos de quemadas, de fuego, y eso representa 60% de todos los focos de calor, de quemas, que hay en Brasil (...) Es claro que de aquí a poco vendrán las lluvias, gracias a Dios, y eso será resuelto.

Pero hoy el gobierno, por toda su negligencia, por todo lo que estimuló con su discurso contrario a las acciones de fiscalización, propició una acción desenfrenada en relación con las quemadas. Y estamos haciendo un movimiento, exministros, organizaciones de la sociedad civil, y vamos hablar con el Congreso nacional para que suspenda todos los proyectos de ley que son contrarios al medioambiente y se cree una comisión especial del Congreso, de la cual deberán tomar parte científicos, ambientalistas, poblaciones locales y agentes públicos también, y empresarios, para que asumamos el control del plan que sea estructurado para la política ambiental brasileña.

P: ¿Brasil tiene las herramientas para controlar estos incendios?

R: Brasil sabe y tiene tecnología para controlar esta situación. El problema es que el gobierno abandonó esas políticas (...) y le tiene ojeriza a los científicos del área ambiental, a los ambientalistas. Este es un momento para que los empresarios que tienen otra conciencia comiencen a actuar para proteger hasta sus propios negocios.

P: Durante el conversatorio usted acusó a Bolsonaro de estar cometiendo delitos de "lesa humanidad" por lo sucedido en la Amazonía. ¿Por qué?

R: Porque él ya hizo una campaña utilizando las acciones de protección ambiental. Él tomó muchas medidas que dieron una señal contraria a las fuerzas que siempre actuaron, pero ningún gobierno había hecho un discurso consintiendo ese tipo de cosas (...) Entonces, si el gobierno propicia una acción, es él el que está cometiendo un error porque siempre hubo deforestación y los incendios en la Amazonía, pero nunca un gobierno hizo apología de la ilegalidad.

P: La Amazonía es el pulmón del mundo, por lo que sus daños tienen repercusión global. ¿Llegó el momento para que la comunidad internacional la proteja?

R: El mundo, con toda seguridad, está aterrorizado porque la Amazonía tiene una doble función: es un regulador del planeta por sus servicios ambientales pero al mismo tiempo, si fuera destruida, es un gatillo para la elevación de la temperatura que dispararía otros gatillos en relación con la biología marina, los deshielos. Tenemos condiciones para controlar la deforestación de la Amazonía y eso solo dependerá de una capacidad de movilización interna.

Fakes News

Madonna, Ricky Martin, Cristiano Ronaldo, Novak Djokovic, Leonardo DiCaprio y hasta Emmanuel Macron este jueves: muchas personalidades buscaron alertar sobre la situación actual de la Amazonia y los incendios que sufre, pero usando a menudo imágenes antiguas, muy antiguas, o incluso de lugares alejados, generando desinformación.

Las imágenes se han viralizadoy lejos de informar sobre el desastre, constituyen la prueba de que un diagnóstico serio del problema necesita reflexión y tiempo.

Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE), 75.336 incendios forestales se registraron en Brasil desde enero hasta el 21 de agosto, es decir 84% más que en el mismo periodo del año pasado. De acuerdo con datos de un colectivo de ONG, la mitad ocurrió en la Amazonia.

Ante esta situación, algunos políticos y famosos publicaron mensajes en redes sociales -donde tienen influencia en sus millones de seguidores-, pero no siempre mostrando lo que estaba sucediendo.

"Nuestra casa arde. Literalmente", dijo en Twitter y en Instagram el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien llamó en su mensaje a los miembros del G7 a discutir sobre "esta urgencia" en la próxima reunión del grupo este fin de semana en Biarritz, suroeste de Francia.

Pero una búsqueda inversa de la imagen que usó muestra que es antigua. Fue tomada por el fotógrafo estadounidense Loren McIntyre, conocido por su trabajo para National Geographic y, aunque se desconoce el año de publicación, se sabe que tiene al menos 16 años, ya que McIntyre falleció en 2003.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, denunció luego la "mentalidad colonialista" de Macron por su posición sobre la Amazonia.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, usó por su parte una imagen del fotógrafo Nacho Doce, de Reuters de 2013, tomada en Novo Progresso, estado de Pará (2), para alertar sobre "los incendios forestales en #Amazonas" y ofrecer ayuda a Brasil y Bolivia.

Dejá tu comentario