Policialestobillera electrónica | Violencia de género | Ministerio del Interior

Vigilancia con tobillera en casos de violencia no se interrumpe cuando el agresor no tiene luz

El Ministerio del Interior dispuso que el dispositivo se recargue en las comisarías. La cantidad de policías en custodia se redujo a la mitad.

La vigilancia con tobillera electrónica de acusados por violencia de género no se interrumpe por falta de conexión eléctrica del victimario para cargar el dispositivo, aseguró July Zabaleta, directora de Políticas de Género del Ministerio del Interior.

La tobillera tiene que ser cargada. El dispositivo indica con anticipación cuando le queda poca energía y, desde el Ministerio, controlan que el acusado cumpla y recargue. Si no tiene energía, como quienes pernoctan en la calle, corresponde hacerlo en las comisarías.

Zabaleta explicó que en el caso de prisión domiciliaria el dispositivo es otro. Es como una especie de fax que debe estar conectado 24 horas a la red eléctrica y a la línea telefónica.

La semana pasada se dio a conocer de que a uno de los acusados del homicidio del taxista Juan Carlos Nacaratto no se les colocó la tobillera, cuando fue formalizado por privación de libertad porque tenía conexión eléctrica irregular.

CUSTODIA POLICIAL

A mediados del año pasado, únicamente en Montevideo se registraban más de 80 casos de víctimas de violencia de género con custodia policial. A estos se sumaban los casos del interior y eventos puntuales que ameritaban una protección de la víctima.

Sobre finales de 2018, los casos de “custodia hasta que se evalúe el riesgo” dispuestos por la Justicia, se redujeron a la mitad, indicó Zabaleta.

OTRA ZABALETA

Dejá tu comentario