Deportes Remo | Juegos Olímpicos | río negro

Una balsa con bidones y dos palas, así fue la primera experiencia de remo de Felipe Klüver

La dupla de remeros uruguayos, Flipe Klüver y Bruno Cetraro, puede llegar a hacer historia este miércoles en los Juegos Olímpicos de Tokio.

La jornada es vivida con emoción y mucha expectativa en todo el país, especialmente en la Colonia Tomás Berreta, una zona rural de Río Negro, próxima a Fray Bentos, donde viven los padres de Felipe, Eduardo Klüver y Alicia Ferreira.

En entrevista con Subrayado, Eduardo contó una anécdota sobre cómo fue la primera experiencia de su hijo con el remo.

"Ellos armaron una balsa con una rampa, pusieron seis bidones de glifosato atados y agarraron dos palas, y salieron él y dos compañeros más al tajamar. Así lanzaron la `lancha´ al agua".

Sin embargo, esa primera experiencia no fue del todo exitosa: "Se dieron vuelta y lo más cómico es que en el tajamar normalmente se juntan sanguijuelas (...) volvieron sin palas y comidos por las sanguijuelas".

"Él ni soñaba que iba a hacer remo, era una cosa de niño nada más", comentó.

Su madre contó que Felipe comenzó a hacer remo a los 15 años y que el logro del martes "es el premio al sacrificio y al esfuerzo de todo un montón de gente".

Dejá tu comentario