Policiales Cerro Largo | Policía | OSE | Fiscalía

Un policía y un funcionario de OSE a prisión por hurto y contrabando en Cerro Largo

Prisión preventiva por 180 días mientras sigue la investigación. Los tres casos en los que estaban involucrados

Un policía de la Jefatura de Cerro Largo y un funcionarios de OSE, jefe de la planta purificadora de Melo, fueron imputados este miércoles y enviados a prisión preventiva durante 180 días por reiterados delitos de hurto, un delito de contrabando especialmente agravado, y uno de utilización de información privilegiada de forma indebida.

El funcionario de OSE imputado ocupa, además, un cargo en un organización social que trabaja para la Intendencia de Cerro Largo.

Estos dos funcionarios fueron imputados por una investigación que se vincula con la denuncia de contrabando de materiales para la remodelación del estadio Antonio Ubilla, de Melo.

Al respecto, la Fiscalía continúa con la investigación para determinar la posible responsabilidad de los ya imputados en esta maniobra.

Los tres delitos imputados hasta ahora al policía y al funcionarios de OSE refieren al robo de madera, postes y leña de un monte privado, y el uso de información privilegiada que hacía el policía para alertar de allanamientos a quienes realizaban contrabando.

Una mujer que fue detenida el martes y que es pareja de uno de los imputados, fue dejada en libertad este miércoles.

CÓMO COMENZÓ TODO

Un empresario denunció tiempo atrás el saqueo de madera en un campo forestal de su propiedad en ruta 8.

Enterado del hecho, el cabo de Policía ahora imputado se presentó ante el inversor -también dueño de mueblerías- para vigilar los robos en el lugar. Fue contratado de inmediato para la tarea. Nada podía salir mal.

Pero los robos se multiplicaron. Mucha gente estaba enterada que el policía, lejos de proteger los bienes de su empleador, montó su propio negocio para vender leña. Todos en Cerro Largo sabían lo que significaba eso, especialmente los colegas policías.

La magnitud del daño era importante. El propio denunciantes estimó las pérdidas en 60.000 dólares, según una crónica del diario El País.

El caso fue denunciado en Asuntos Internos de la Policía. Y la fiscal Leticia Siqueira inició una investigación centrada en el cabo, sin saber que luego volvería a escuchar su nombre en otros casos.

El 28 de octubre, fue detenido un camión en el paso de frontera de Aceguá por parte de policías del Programa de Alta Dedicación (PADO).

La información fue dada a conocer por el periodista Gabriel Pereyra en redes sociales y luego en Informativo Sarandí.

Los ocupantes del camión declararon que traían material para refacciones en el estadio Ubilla de Melo.

El cabo iba al frente de la situación y trató de explicar a los policías lo que llevaban allí. Manejaba el camión el funcionario de OSE imputado. También viajaba con ellos una mujer.

No tenían documentos que justificaran las compras.

Los policías del PADO intentaron hablar con las autoridades. Al no recibir órdenes dejaron pasar el camión. De todos modos quedó registrada la situación.

El asunto recayó en la fiscal Siqueira. Otra vez el cabo en un expediente.

Unas horas después el camión fue incautado y se emitió orden de detención para los tres ocupantes. La mujer resultó liberada al no poder comprobar que estuviera relacionada con el contrabando.

En una conferencia de prensa desarrollada ayer, la fiscal contó que no fue la última vez que escuchó hablar del funcionario policial. Ahora se trataba de un encubrimiento.

El cabo le había prometido a una persona investigada por la justicia que le avisaría en caso que la Policía decidiera allanarle la casa.

El jefe de Policía José Adán Olivera renunció para poder ejercer su defensa, Es el séptimo jefe de Policía que ya no se encuentra en su cargo desde el inicio de la administración Lacalle Pou.

Dejá tu comentario