InternacionalesDonald Trump

Trump pide a la justicia investigar quien es el topo en la Casa Blanca

Se mantiene el misterio que rodea a la identidad del "alto funcionario de la administración" que escribió el artículo publicado en The New York Times.

Donald Trump no logra despegar después de revelaciones sobre un supuesto caos en la Casa Blanca, y ahora quiere que la justicia investigue al funcionario de alto rango, que bajo anonimato, denunció su incompetencia y dice pertenecer a una "resistencia" silenciosa dentro del gobierno.

El presidente estadounidense acaba de sufrir una doble afrenta con la publicación, en un intervalo de 24 horas, de una columna de opinión en el The New York Times y los extractos de un libro también devastador del célebre periodista Bob Woodward, uno de los reporteros que destapó el caso Watergate que precipitó la caída de Richard Nixon.

Los dos textos lo describen como un hombre incapaz de entender los retos de la presidencia y contenido por sus colaboradores para evitar un desastre.

"Diría que (el secretario de Justicia) Jeff (Sessions) debería estar investigando quién fue el autor de ese artículo porque realmente creo que es (un tema) de seguridad nacional", dijo el viernes Trump a periodistas durante un viaje en el avión presidencial Air Force One, de Montana a Dakota del Norte.

El New York Times reaccionó afirmando que una investigación de ese tipo constituirá "un abuso de poder" y estimó que "las amenazas del presidente" demuestran la importancia de una prensa libre e independiente para la salud de la democracia estadounidense.

- "Artimañas" -

En un Twitter matinal el presidente escribió desde Montana que "(el libro de Bob) Woodward es un fraude".

"Yo no hablo de la forma en que soy citado. Si ese fuera el caso, yo no habría sido elegido presidente", escribió el mandatario, acusando a Woodward de utilizar en su libro "todas las artimañas posibles para degradar y despreciar".

La duda sobre la veracidad de las citas reportadas por este último es obviamente un debate crucial para evaluar la credibilidad del libro.

En las páginas del texto, por ejemplo, el secretario general de la Casa Blanca, John Kelly, describe al presidente septuagenario como un "idiota", y dice que es "inútil tratar de convencerlo de algo".

Trump tomó un ejemplo concreto del trabajo de Woodward para descalificarlo. A principios de esta semana, dijo que nunca había descrito a su secretario de Justicia, Jeff Sessions, de "retrasado" y "estúpido del Sur", como señala el libro. Además, dijo que nunca había usado la palabra "retrasado" contra nadie.

Sin embargo, varias grabaciones lo contradijeron rápidamente, demostrando que sí había empleado el término en el pasado, en especial para describir a un periodista que había puesto en duda su talento como empresario.

La crisis en la que se hunde la Casa Blanca preocupa a los republicanos en su carrera hacia las elecciones parlamentarias de noviembre, en las que temen perder la mayoría en el Congreso.

Consciente de lo que está en juego, Trump está multiplicando sus viajes de campaña, incluso pese a que su presencia en la primera línea de batalla puede ser un arma de doble filo.

- "¡Sería una buena primicia!" -

El jueves por la noche, en Billings, Montana, Trump planteó el tema de su eventual destitución para estimular la movilización de su base electoral.

"Les gusta utilizar la palabra destitución", bromeó, incluso mientras sus oponentes demócratas siguen siendo muy cautelosos sobre este tema, a sabiendas de que puede ser contraproducente.

"¿Cómo se puede reclamar la destitución de alguien que hace un excelente trabajo, que no ha hecho nada mal? Nuestra economía está bien", cuestionó.

En ese sentido, las cifras publicadas este viernes podrían darle un motivo para celebrar: la economía continuó su crecimiento en agosto, por encima de las expectativas de los analistas, y la tasa de desempleo se mantuvo en 3,9%.

Mientras, se mantiene el misterio que rodea a la identidad del "alto funcionario de la administración" que escribió el artículo anónimo publicado en The New York Times.

En el artículo titulado "Soy parte de la resistencia dentro de la administración Trump", un miembro del gobierno narró, bajo anonimato, como él y otros integrantes del staff luchan contra "las peores inclinaciones" de un presidente con un liderazgo que califica de "mezquino", "impetuoso" e "ineficaz".

El estilo o la referencia a un evento o individuo: todas las pistas se estudian para tratar de identificarlo.

Según el diario, la Casa Blanca tiene una lista de 12 posibles sospechosos.

Es notable que Trump, que nunca pierde la oportunidad de tildar a los periodistas como "enemigos del pueblo", los alentó ahora a redoblar sus esfuerzos en sus investigaciones por ubicar al responsable del artículo.

"¡Sería una buena primicia!", señaló el mandatario.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, deploró el método utilizado. "Cuando estoy en desacuerdo con el presidente se lo digo directamente", aseguró. "Mi anónimo colega debería hacer lo mismo".

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario