Deportes

Suárez: en el Mundial “me trataron peor que un barrabrava”

Confesó que pidió ayuda a “profesionales”, que ahora está “bien” y “más tranquilo”. La supuesta mordida a Demichelis y las críticas a los ingleses.

Luis Suárez habló este miércoles sobre el Mundial de Brasil 2014, la mordida al italiano Chiellini y la decisión de la FIFA de expulsarlo del campeonato.

“El trato que recibí ahí fue lo peor que me tocó vivir. Me trataron peor que a un barrabrava. No dejarme entrar a un estadio es algo que nunca voy a entender”, dijo Suárez entrevistado en radio Sport 890.

“En ese momento no quería saber más nada de la vida. Sentía dolor por haberme equivocado y por haber abandonado a mis compañeros”, confesó el futbolista.

Consultado sobre el error que cometió al morder en el hombro a Chiellini, el 9 de la selección uruguaya y delantero estrella de Barcelona, reconoció que debió consultar a “profesionales”.

“Uno tiene que estar preparado para darse cuenta cuando uno se equivoca. Llegó el momento en que tenía que tratarlo con profesionales, obtener explicaciones. Hoy estoy bien, más tranquilo”, aseguró.

Suárez contó lo importante que fue su esposa, Sofía Balbi, en la contención, y confesó que fue durísimo tener que decirle a su hija que no se tome el avión para verlo jugar en el siguiente partido del Mundial.

“Ese momento no me lo quita nadie. Decirle a mi hija que no se suba al avión, con la ilusión que tenía. Ese dolor no me lo va a quitar nadie. Mi mujer fue muy fuerte, se portó muy bien y me hizo ver la realidad y aceptar el error que no quería ver”, dijo el salteño.

OTRA VEZ. Este miércoles medio de prensa de Inglaterra especulaban con la posibilidad de que Suárez haya intentado morder a Demichelis, en el partido del martes entre Barcelona y Manchester City.

Una filmación muestra cómo el argentino extiende su mano derecha hacia la cara de Suárez, y el uruguayo baja la cabeza.

En otro video, desde otro ángulo, se ve que no hay mordida ni nada parecido. Suárez habló con la Sport 890 de los medios ingleses que insinuaron una nueva mordida.

“(Él) me pone la mano abajo, en la garganta. No entiendo qué quieren hacer. Quieren hacer el mal. La mínima cosa que haga Suárez la quieren hacer gigante y explotar. Deben estar dolidos de lo que les hice vivir en el mundial pero se olvidan de lo que jugué en Inglaterra y del respeto que deben tener sobre todo a la persona”, comentó.

Respecto a ese partido con el City, Suárez contó que fue el más silbado de Barcelona, y que eso en cierta medida lo motiva más.

“Cuanto más me abuchean más ganas de demostrar para que se callen un poco. Tampoco le presté tanta atención. A todos los silbaban, un poco más a mi, claro”, apuntó. Barcelona ganó con dos goles de Suárez en su vuelta a canchas inglesas.

“La verdad que cuando salió el sorteo (de la Champions) no se me pasó por la cabeza 'uh, vuelvo a Inglaterra'. Sí pensamos que jugar con el City y el PSG, que son de los más difíciles”, agregó.

 

BARCELONA. Suárez también habló de su presente en el club catalán y de cómo juega al lado de Messi y Neymar.

Dijo que además de hacer goles, su función es atraer marcas para generarle espacios al argentino y al brasileño.

“Soy muy autocrítico conmigo mismo, cuando erro un gol o cuando no ayudo al equipo. Pero llevo marcas y le dejo espacios a Messi y a Ney, que en el uno a uno son muy buenos”, explicó el delantero.

“En Liverpool y en Uruguay estoy más acostumbrado a jugar contra equipos que te atacan y tenés más espacio. En Barcelona todos los equipos se cierran atrás y es distinto. En espacios reducidos arrastro marcas y genero espacios para Leo y Ney”, agregó.

De todas formas, Suárez dijo ser consciente de los millones que pagó Barcelona por su ficha (80 millones de euros) y que lo contrataron para hacer goles.

El uruguayo contó lo que sufrió semanas atrás cuando se le cerró el arco: “Hubo una etapa, hace un par de semanas, que me empecé a preocupar porque no ayudaba al equipo y erraba goles que no podía errar.

Pero recorrí muchos años de mi carrera peleándola siempre y ésta era una etapa más a superar”.

ANÉCDOTA. Suárez contó cuando muchos años atrás, aún siendo novio de Sofía Balbi, fue a visitarla a Barcelona.

Juntos fueron al estadio del Barça, el Camp Nou, y se sacaba fotos con las copas en las vitrinas. “No podíamos comprar nada y de pronto vimos un portón abierto y le dije '¿me meto gorda?' 'No no', me dijo, pero nos metimos igual a la cancha”, recordó.

El año pasado, cuando firmó contrato con Barcelona, contó la anécdota y lo que las autoridades del club le dijeron a su esposa: “Cuando firmé les conté la anécdota y ellos le dijeron a Sofía que le iban a cobrar la entrada aquella”.

 

 

 

Dejá tu comentario