EconomíaStandard & Poors | grado inversor | economía uruguaya

Standard & Poors ratificó la calificación crediticia de Uruguay y su perspectiva estable

El país se mantiene así en el segundo escalón del grado inversor. La calificadora jerarquiza el desacople de Uruguay de las economías de la región.

La agencia Standard and Poors ratificó la calificación crediticia soberana de Uruguay en BBB y su perspectiva en "estable", señalando la "sólida posición externa de la economía a pesar de los niveles de dolarización".

El país se mantiene así en el segundo escalón del grado inversor, según la calificadora de riesgo. Esto es significativo para los capitales extranjeros al momento de definir inversiones en el país.

En su informe, publicado el miércoles, la consultora señala que Uruguay ha hecho avances considerables en el desacople de su economía de la de sus socios comerciales regionales, y lo señala como ejemplo de éxito en un contexto convulsionado.

Según el informe, la calificación de Uruguay está respaldada "por su historial de implementación de políticas prudentes y predecibles y sus instituciones bien establecidas, que han apuntalado un crecimiento económico constante en los últimos 15 años”, además de la sólida posición externa. Sostienen que las inversiones en sectores clave, tales como el de la celulosa, sostendrán la robustez de la economía uruguaya durante los próximos tres o cuatro años, a la vez que favorecerán el crecimiento económico.

Proyectan que la deuda neta del gobierno como porcentaje del PBI comenzará a disminuir en los próximos años, luego de haber alcanzado un pico de 57% el año pasado, versus el 45% de 2011.

La calificadora espera que el crecimiento del PIB de Uruguay promedie 3.2% en el período 2018-2021, impulsado por las exportaciones y la expectativa de otra temporada turística fuerte, consumo interno y una recuperación gradual de la inversión.

Las instituciones y la baja percepción de corrupción sostienen la confianza de los inversionistas en el país, y continúa respaldando las políticas económicas.

De todos modos, especifican que dado que una gran proporción del stock de la deuda neta del gobierno general (GG) -que incluye la deuda bancaria pero excluye a las empresas públicas- sigue siendo en moneda extranjera. Por este motivo, advierte, las proyecciones de deuda como porcentaje del PBI son sensibles a los movimientos del tipo de cambio.

Asimismo, S&P señala que el déficit fiscal uruguayo, que describe como “persistentemente alto”, aunque disminuye gradualmente, la carga de la deuda y la dolarización, son restricciones en las calificaciones soberanas.

Señala que otro factor de riesgo, que pesa sobre la solvencia crediticia de Uruguay, son las exportaciones fuertemente orientadas a las productos básicos, a pesar de cierto éxito en la diversificación.

ARGENTINA

La calificadora evalúa que si bien la dependencia de Uruguay con respecto a la región, especialmente de Argentina y Brasil, ha disminuido sensiblemente, el país mantiene cierta dependencia de Argentina en servicios y en inyecciones financieras.

Los gastos de los turistas argentinos en Uruguay representan el 60% de los ingresos del país por concepto de gastos de turistas.

Además, el turismo argentino ha aumentado 24% en 2017 en comparación con 2016.

Informe completo.

Dejá tu comentario