NacionalPolítica | Marcha del Silencio | IAVA

Simulacro de secuestro en el IAVA para recordar el trágico 20 de mayo de 1976

La gremial de estudiantes organizó una "intervención" para concientizar al alumnado sobre la importancia de recordar el terrorismo de Estado

Un grupo de estudiantes de la gremial del Liceo IAVA realizó una "intervención" que conmocionó a los alumnos: un simulacro de secuestro que recrea la dictadura militar.

Para la mayoría de los estudiantes y docentes fue una verdadera sorpresa.

Personas encapuchadas irrumpieron en un salón y se llevaron a una estudiante.

Los gritos y la violencia generaron un clima tenso.

Embed

Todo duró unos pocos minutos. Los encapuchados y la estudiante volvieron al salón y anunciaron que se trataba de un simulacro relacionado con el motivo de la asamblea que tendría lugar al mediodía: dar información sobre la próxima Marcha del Silencio del 20 de mayo.

Esta fecha está relacionada con una de las grandes tragedias provocadas por el terrorismo de Estado: el secuestro y asesinato de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barreda y William Whitelaw en Argentina en el año 1976.

La intervención, dijeron los estudiantes agremiados, fue una forma de enterar a muchos compañeros sobre lo que significó esta época tan desgraciada para Uruguay y para el resto de la región.

"En el GEI estuvimos pensando una manera de concientizar al estudiantado sobre el 20 de mayo, para que la historia no se repita. Años anteriores interveníamos los patios del liceo que hoy en día se encuentran vallados", explicó el gremio.

"Nuestra solución creativa fue esta: unos secuestraban y otros eran secuestrados. Unos perseguían y otros se escondían. Unos oprimían y otros luchaban por libertad".

La carta de GEI trasmitió su sentimiento en redes sociales:

"Representamos lo que se vivió por un largo tiempo en nuestro y en varios otros liceos del país. Aunque sabemos que jamás podremos estar en los zapatos de aquellos que fueron víctimas del terror, intentamos acercarnos y acercar al resto de nuestros compañeros a una situación que se vivió repetidamente en las aulas de nuestro país.

Luego tuvimos una asamblea con oradoras que vivieron desde la lucha estudiantil, lo más crudo de la dictadura, quiénes compartieron con nosotros relatos, reflexiones y sentimientos.

Recordamos con inmenso dolor, pero también orgullo, a todos aquellos que perdimos luchando por un país sin dictadura, por un país donde exista la libertad de expresión, donde exista la libertad de agrupación, y donde se pueda realizar una actividad de este tipo en centros educativos.

No son sólo memoria, son VIDA".

Dejá tu comentario