Showcine

"Sicario: día del soldado" con un rostro que no se olvida

Un actor que tiene una cara que atemoriza: Benicio del Toro. Puertorriqueño, ganador del Oscar y varios premios, vuelve luchando contra los cárteles de la droga en México y EE.UU.

Su carrera se hizo más notoria en 1995 dentro del cine independiente y el cine comercial.

Un rostro que no se olvida, y de los que suelen robar pantalla, destacándose en roles como el Che Guevara y Pablo Escobar, y en películas como “Cerdos y diamantes”, “Traffic” y “21 gramos”.

En 2015 realizó “Sicario”, un éxito comercial junto a Emily Blunt y Josh Brolin. En esa película era un mercenario que, más que al servicio del gobierno de EE.UU., estaba dedicado a una venganza personal contra el narcotraficante que había asesinado a su familia.

Ahora nos llega “Sicario, día del soldado”, secuela dirigida por el italiano Stefano Sollima, con Del Toro y Brolin en los roles centrales.

Ambos combaten una letal combinación de narcotráfico y terrorismo. Se les ocurre secuestrar a la hija de un zar de la droga.

Las cosas se complican y hay que llevar a cabo un plan alternativo, en una operación al margen de la ley.

En la trama no hay personajes limpios ni asidero moral al que agarrarse.

Dos excelentes actores, rodeados de intérpretes atractivos que atrapan al espectador.

La factura técnica vuelve a brillar en una guerra intensificada en la frontera de México y EE.UU. por la unión de narcos y terroristas, mezclados con políticos corruptos de alto nivel.

Temas

Dejá tu comentario