SociedadEconomía | Hogar | mercado laboral

Separación de la pareja provoca una pérdida del 16% en los ingresos del hogar

El estudio sobre el impacto económico de la disolución conyugal revela que las mayores pérdidas son para las mujeres que mantienen la custodia de los hijos.

Un estudio sobre los efectos económicos de la separación de la pareja, indica que son las mujeres las que sufren mayor pérdida de bienestar, con una caída del 16% de los ingresos del hogar. Mujeres que en la mayoría de los casos mantienen la tenencia de sus hijos.

El estudio denominado “Disolución sindical y bienestar en Uruguay” fue realizado por las economistas Andrea Vigorito y Marisa Bucheli, referentes en su área de las Facultades de Ciencias Económicas y Ciencias Sociales.

Analizaron el impacto de la separación de la pareja y confirman que las ganancias o perdidas del bienestar derivadas del cambio familiar, son diferentes entre las madres, niños y padres.

Vista la trayectoria de género, el estudio sostiene que las mujeres son las que pierden más bienestar y en la mayoría de los casos son quienes se quedan con la custodia del o los hijos.

La disolución conyugal supone en promedio una pérdida del 16% de los ingresos del hogar, una disminución del 20% en el control de los bienes duraderos y un aumento del 20% en la incidencia de la pobreza, según publica el diario El País.

Para la realización del estudio se tomaron en cuenta los ingresos del hogar, incidencia de la pobreza y acceso a bienes. Se consideraron además factores de mediación como el acceso a las transferencias públicas derivadas del sistema de protección social y las transferencias privadas. Un tercer factor fue la participación de la madre en el mercado laboral y sus horas trabajadas.

Con estas variables se constató que el comportamiento de la mujer en el mercado laboral es el responsable de que la capacidad de ingresos aumente en un 79%. De todas maneras, las transferencias públicas y las privadas juegan un rol significativo en la mitigación de la perdida de ingresos per cápita del hogar.

Dejá tu comentario