PolíticaRaúl Sendic

Sendic cree que fue apartado porque "no arregló" con el Opus Dei, Masonería o evangélicos

A pesar de la suspensión política, hará campaña por una izquierda que "no se acomode con el stau quo"

El exvicepresidente Raúl Sendic dijo que el gobierno "hace la plancha" y que fue apartado de la política porque quiere "arreglos" con grupos de poder como la masonería, el Opus Dei o las iglesias evangélicas.

Estos dichos se filtraron este jueves en Búsqueda en una de sus recientes participaciones con la Lista 711 tras ser suspendido por el Frente Amplio.

El líder de la 711 dijo que en los últimos dos gobiernos el afianzamiento del progresismo le hizo mal al gobierno del que resumió que "hace la plancha".

Actualmente, dijo "no hay quien haga trabajo político" ya que muchos frenteamplistas "se cruzaron hacia la gestión del estado"-

"Son ejércitos de gente que se acomodó en la OPP, en los ministerios consiguió contratos y puso familiares".

Sendic no podrá ser candidato pero anunció que hará campaña por el Frente Amplio.

En ese sentido justificó la campaña de la Lista 711 porque hace falta en el Frente Amplio un sector de izquierda "que no se acomode con el statu quo".

"Necesitamos que nos voten porque no queremos acomodados, porque no queremos arreglos, porque muchos nos consideran indeseables porque defendimos al Estado. Somos indeseables porque no nos acomodamos con ningún grupo de poder: ni con los económicos ni con los religiosos, ni las sectas. No somos del Opus Dei, ni de la masonería, no vamos al Piso 40 (club de empresarios y gente influyente que se reúne en el World Trade Center) ni a las iglesias evangélicas".

En los últimos tiempos, Sendic utilizó imágenes religiosas e históricas para describir su situación política.

Se comparó con Ana Bolena a quien atribuyó ser quemada en una hoguera (en realidad fue decapitada) y con un cordero "ofrecido a los diosas para limpiar pecados".

También atribuyó campañas en su contra a conspiraciones internacionales como "el Plan Atlanta" ideado por supuestos grupos de ultraderecha del continente.

Según esta versión, también habrían puesto su mira en otros líderes como Hugo Chávez, Nicolás Maduro, el destituido presidente paraguayo Fernando Lugo y que habrían precipitado la prisión de Lula Da Silva por Lava Jato y de Dilma Rousseff por falsear cifras económicas con objetivos electorales.

Dejá tu comentario