CRIMEN EN COLOMBIA

Señalan al narco uruguayo Sebastián Marset como autor intelectual del asesinato del fiscal Pecci

El fiscal paraguayo fue muerto durante su luna de miel en Colombia en mayo de este año. Uno de sus asesinos confesó el origen del crimen e involucró a Marset.

09 de agosto de 2022, 17:00hs

El uruguayo Sebastián Marset, narcotraficante y uno de los líderes del Primer Cartel Uruguayo, fue señalado como quien ordenó la muerte del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, asesinado en mayo en la isla de Barú, en el Caribe colombiano, según informó este martes el diario colombiano El Tiempo.

La declaración es de uno de los cinco detenidos como autores materiales del asesinato, Francisco Luis Correa Galeano.

Según informa el medio, Correa Galeano dijo a las autoridades que "lo ubicaron en Medellín dos hermanos colombianos (dedicados al tráfico de cocaína y que las autoridades califican como narcos puros) a petición de una persona que hace parte de una las redes más grandes dedicadas al tráfico de cocaína en Paraguay".

Correa aseguró a las autoridades que "el dinero, la logística y la información para matar a Marcelo Pecci la habrían enviado directamente desde Paraguay" y que se la hizo llegar un hombre que haría parte de una red de narcotráfico internacional.

Así, con base en el testimonio de Correa, la investigación de las autoridades de Colombia, Paraguay y Estados Unidos apunta contra el clan Insfrán, red de tráfico de cocaína comandada por Miguel Ángel Insfrán Galeano y el uruguayo Sebastián Marset Cabrera.

Poco antes de la muerte del fiscal, el 22 de abril, se dio la orden de captura en Paraguay de siete de los hermanos Insfrán y uno de ellos, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Tío, asumió que quien estaba detrás de la investigación y ordenó la detención de sus hermanos fue Pecci.

Sin embargo, las autoridades de Paraguay, enteradas de esta historia, reportaron que Pecci ni ordenó las detenciones ni estaba a cargo de la investigación.

Según informa el medio, Correa Galeano dijo a las autoridades que "lo ubicaron en Medellín dos hermanos colombianos (dedicados al tráfico de cocaína y que las autoridades califican como narcos puros) a petición de una persona que hace parte de una las redes más grandes dedicadas al tráfico de cocaína en Paraguay".

Correa aseguró a las autoridades que "el dinero, la logística y la información para matar a Marcelo Pecci la habrían enviado directamente desde Paraguay" y que se la hizo llegar un hombre que haría parte de una red de narcotráfico internacional.

Así, con base en el testimonio de Correa, la investigación de las autoridades de Colombia, Paraguay y Estados Unidos apunta contra el clan Insfrán, red de tráfico de cocaína comandada por Miguel Ángel Insfrán Galeano y el uruguayo Sebastián Marset Cabrera.

Poco antes de la muerte del fiscal, se dio la orden de captura en Paraguay de siete de los hermanos Insfrán y uno de ellos, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Tío, asumió que quien estaba detrás de la investigación y ordenó la detención de sus hermanos fue Pecci.

Sin embargo, las autoridades de Paraguay, enteradas de esta historia, reportaron que Pecci ni ordenó las detenciones ni estaba a cargo de la investigación.

El uruguayo, Sebastián Marset, está en la lista roja de Interpol por el transporte de al menos 16 toneladas de cocaína hacia Europa a través de la Hidrovía Paraná-Paraguay.

En Paraguay, la Secretaría Nacional Antidroga señaló en marzo de este año que Marset tenía vínculos con una organización criminal dedicada al tráfico de cocaína que operaba en Paraguay hasta que fue desarticulada en el marco del operativo A Ultranza, del que estaba a cargo el fiscal Marcelo Pecci, asesinado en su luna de miel en mayo.

Ese mismo mes, se generó una polémica por la entrega del pasaporte uruguayo a Marset cuando este se encontraba detenido en Dubái por tener documentación paraguaya falsa. En ese momento, el subsecretario del Ministerio del Interior, Guillermo Maciel, dijo que se redactó un proyecto de decreto para volver al régimen del año 1993 en cuanto al acceso al pasaporte uruguayo desde el exterior, que implica que no se pueden tener antecedentes penales en Uruguay ni en otro país.

Según explicó el jerarca, "en la legislación actual solo se exige que la persona no tenga antecedentes en Uruguay". "Con esta persona (Marset) ocurrió que no tenía causas abiertas en noviembre de 2021, que fue cuando solicitó el pasaporte, y tampoco tenía requisitoria internacional", explicó el subsecretario, por lo que se entregó el documento.

La expedición del pasaporte a Marset se dio bajo el amparo del decreto 129/014 promulgado en 2014 -durante el último año del gobierno del presidente frenteamplista José Mujica- que en su artículo 27 generó una modificación clave para, de acuerdo al Poder Ejecutivo, atender casos como este.

“Desde el punto de vista legal, había que entregarle el pasaporte como lo hizo la Cancillería”, aseguró Maciel.

Contrariamente a lo declarado por Correa Galeano, uno de los sicarios, que fue detenido hace 10 días, confesó que el Primer Comando Capital (PCC) le pagó a este grupo 530.000 dólares para ejecutar al fiscal.

Esta ingeniería del crimen organizado encendió todas las alertas entre los países de la región, donde el PCC está en plena etapa de expansión.

Dejá tu comentario