DeportesSensación Mundial 2018 | FIFA | Eliminatorias | rusia

Selecciones divididas: el fútbol y los vaivenes geopolíticos

Los cambios de nombres, colores y símbolos patrios a lo largo de los Mundiales. Alemania, la URSS, Checoslovaquia y Yugoslavia.

Las banderas y los himnos nacionales forman parte del ceremonial en cada partido de Copa del Mundo, aunque en rigor compiten las selecciones de las federaciones afiliadas a FIFA y no las naciones o territorios como tal. Pero detrás de cada equipo hay un país, por lo que el fútbol de selecciones se fue adaptando con el tiempo a los vaivenes geopolíticos, trayendo cambios de nombres, colores y símbolos patrios.

ALEMANES

En la década del 30 la selección de Alemania era una de las tantas herramientas de propaganda nazi. Poco antes del mundial 38 el Tercer Reich logró la anexión de Austria. Junto a las consecuencias políticas y sociales, esto impidió a los austriacos jugar la Copa, aunque 5 de sus jugadores fueron integrados al equipo alemán. Esto agravó el rechazo de la afición francesa hacia los germanos. Sería el último mundial en casi 6 décadas con una sola selección alemana.

Con la postguerra vino la división de Alemania y la reconstrucción. La FIFA retomó la disputa de los mundiales en 1950, pero como sanción por el conflicto bélico impidió la participación de los alemanes. El reintegro de la Federación de Alemania Federal vino con la eliminatoria para Suiza 54. Mientras que en 1952 recibió la afiliación de la Federación de fútbol de Alemania Democrática.

Aquel paréntesis histórico entre la separación y la reunificación fue marcado por dos títulos del mundo ganados por la entonces Alemania Federal en 1954 y 1990. A mitad de camino llegó la segunda, lograda del lado oeste en 1974.

Aquel mundial fue el único que jugó Alemania Oriental. Y por azar las dos Alemania se enfrentaron por primera y única vez. Fue en Hamburgo, con victoria del equipo del este 1 a 0, en partido dirigido por el uruguayo Ramón Barreto.

Con el muro en plena caída desde 1989 Alemania Oriental iba camino a la reunificación. Dentro de la cancha jugó su último partido el 12 de setiembre de 1990. La gran figura oriental, Mathias Sammer, fue el hombre en marcar los dos últimos goles de la selección, en el triunfo 2 a 0. Sammer fue un símbolo de la reunificación dentro de la cancha, integrando la selección de Alemania unificada en el mundial 94 y la Euro 96, que ganó Alemania. El cuarto título alemán llegó en 2014, definitivamente para un solo país.

CHECOS

En el caso de Checoslovaquia, vice campeón del mundo en 1934 y 1962, el último mundial fue Italia 90.

La revolución de terciopelo y la separación de República Checa y Eslovaquia tuvieron su correlato con el deporte. La selección roja se fue separando de forma gradual con las eliminatorias para el 94, disputadas por un combinado denominado República Checa y Eslovaquia.

Definitivamente separados los países y sus federaciones, República Checa llegó al mundial de 2006, donde quedó afuera en primera fase. Para la FIFA los checos son la continuidad histórica de Checoslovaquia. Eslovaquia dijo presente cuatro años después, con mejor suerte. En Sudáfrica derrotó a Italia y la eliminó de la primera fase.

El técnico eslovaco fue Wladimir Weiss, que jugó por Checoslovaquia en Italia 90.

SOVIÉTICOS

La camiseta roja con las letras CCCP, abreviación en ruso de Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, apareció por primera vez en la Copa del Mundo de 1958. La URSS participó de forma casi ininterrumpida en los mundiales hasta 1990. Tiempos de Perestroika y Glasnot, y ya sin letras en el pecho, aquella fue la última selección soviética.

La Federación de la URSS fue la continuación y antecesora de la rusa, afiliada a FIFA en 1912 y re afiliada en 1992 tras la disolución de la Unión Soviética. La selección de Rusia participó en tres copas del mundo: 94, 02 y 14, sin haber pasado la primera fase. Ahora le corresponde ser la anfitriona de la Copa del Mundo, enfrentando en su grupo a Egipto, Arabia Saudita y Uruguay.

En la era post soviética, la única república que tuvo un representante en un mundial fue Ucrania, país del Dynamo de Kiev, uno de los pilares del fútbol de la URSS. Tras dos repechajes perdidos Ucrania llegó al mundial de Alemania 2006, donde alcanzó los cuartos de final. En el banco estuvo Oleg Blokhin, mundialista con la Unión Soviética en España 82 y México 86.

YUGOSLAVIA

Pero el caso más dramático y complejo de una selección dividida fue el de Yugoslavia. Lo vemos en el segundo informe de Sensación Mundial por Subrayado.

HISTORIAS MUNDIALISTAS 8 - SELECCIONES DIVIDIDAS PARTE 2

Dejá tu comentario