SociedadMicaela Onrrubio

¿Quién es Ángel Pistón, el imputado por el homicidio de Micaela Onrrubio?

Quienes conocieron al hombre en la ciudad de Rodríguez, lo describen como un hombre solitario y amante de la caza.

Ángel Gabriel Pistón Bermúdez, nació el 1º de Junio de 1973 y tiene 45 años. Quienes lo conocen de niño, aseguran que era inquieto y que pasaba sus horas en el campo de sus abuelos cazando pájaros con una honda.

De joven comenzó a trabajar cortando uvas durante los períodos de zafra, pero el hábito que le habían inculcado de chico duró poco, ya que después se dedicó a faenar ganado de manera ilegal para venderlo en diferentes comercios de San José.

El imputado por homicidio no tiene amigos y tampoco tenía contacto con su familia, hasta la noche en que desapareció Micaela. Pistón se dirigió a la casa de su madre y su hermano para compartir algunos mates con ellos.

El imputado dijo en reiteradas ocasiones ante los operadores policiales que se encuentran en contacto con él en la cárcel, que a Micaela no la encontraría nunca más.

Pero sus extraños comportamientos comenzaron tiempo antes de que Pistón tuviera una relación con Onrrubio. El hombre ya tenía restricción de acercamiento a otra mujer, quien fue su pareja durante tres años.

La exmujer denunció que el hombre cambió su carácter de un momento a otro y se tornó agresivo. Por este motivo, decidió terminar la relación a pesar de que tuvo que soportar dos años de persecuciones y llamadas. Por este motivo, la mujer realizó la denuncia policial de lo que estaba sucediendo y puso fin a su matrimonio.

Durante un allanamiento realizado en la vivienda que alquilaba el hombre en el campo, los policías encontraron un perro muerto, envuelto en una sábana, sobre una cama matrimonial y en estado de putrefacción. Según declaró el homicida, lo dejó allí porque añoraba los momentos que pasaba junto al animal cuando estaba vivo.

Esas reacciones fueron las que despertaron la sorpresa de los investigadores policiales y de la fiscal del caso, la doctora René Primiceri.

Con la víctima, Micaela Onrrubio, mantuvo una relación de 4 meses, dijo que no la veía desde hacía mucho tiempo, aunque varios testigos declaran lo contrario.

El desenlace de esta relación determinó que el homicida usara con Micaela el mismo mecanismo que con su anterior pareja, pero llegó al peor final. El pasado miércoles 27 de marzo le disparó en reiteradas ocasiones, a un costado de ruta 11.