InternacionalesBrasil | luis inácio lula da silva | juez Sergio Moro

Puede caer toda la investigación de corrupción contra Lula por filtración de mensajes del juez Moro

Los diálogos entre Sergio Moro y los fiscales ponen en duda la imparcialidad de las acusaciones contra el expresidente.

El máximo tribunal de Brasil debe reanudar este martes el debate sobre un pedido de liberación de Luiz Inácio Lula da Silva, tras las revelaciones que plantearon dudas sobre la imparcialidad de la investigación anticorrupción Lava Jato que mandó a la cárcel al exmandatario de izquierda.

La segunda corte del Supremo Tribunal Federal (STF) colocó en su agenda el análisis del "habeas corpus" presentado por los abogados de Lula, luego de que uno de sus cinco jueces, Gilmar Mendes, liberara la causa para que continúe su examen.

El pedido de la defensa para liberar al exmandatario llegó a recibir dos votos en contra antes de la interrupción del proceso, pero los magistrados del Supremo pueden modificar su parecer mientras duren los debates.

Los abogados de Lula, de 73 años, cuestionan una negativa de liberación pronunciada por un tribunal inferior (el Superior Tribunal de Justicia).

Lula purga desde abril de 2018 una pena 8 años y 10 meses de cárcel como presunto beneficiario de un apartamento en el litoral paulista concedido por una constructora para obtener contratos en Petrobras.

Gilmar Mendes decidirá además, según la prensa, debatir el 25 de junio otro recurso que cuestiona la imparcialidad del exjuez Sergio Moro, autor de la condena en primera instancia, por haber aceptado en enero ser ministro de Justicia y Seguridad Pública del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro.

Lula siempre cuestionó la imparcialidad de Moro.

Esa tesis ganó fuerza después de las revelaciones hechas el domingo por el portal The Intercept Brasil sobre mensajes entre los fiscales de Lava Jato y entre éstos y Moro, con la aparente intención de perjudicar a Lula políticamente e impedir el retorno del Partido de los Trabajadores (PT) al poder.

La Operación Lava Jato, la mayor investigación anticorrupción de Brasil que llevó a la cárcel a decenas de políticos y empresarios, fue puesta en jaque tras esas revelaciones.

El Consejo Nacional del Ministerio Público abrió una investigación disciplinaria para determinar si los fiscales mencionados cometieron una "falta" a sus funciones, como la de no mantener equidistancia con el juez Moro y tener una actuación "político-partidaria".

- "Teoría de la conspiración" -

El fiscal Deltan Dallagnol, jefe del grupo de trabajo de Lava Jato, afirmó el lunes que las sospechas de motivaciones partidistas son "una teoría de la conspiración sin fundamento" y denunció un ataque cibernético "gravísimo" contra su equipo.

"Es normal que fiscales y abogados conversen con el juez, incluso sin la presencia de la otra parte. Lo que debe verificarse es si en esas conversaciones existió confabulación o si se violó la imparcialidad", algo que a su criterio no ocurrió, aseguró en un video.

Las revelaciones de The Intercept sacudieron los ámbitos políticos y jurídicos de Brasil. Y pusieron probablemente a temblar a muchos, porque la publicación asegura que dispone de "un archivo colosal" del que solo sacó a relucir "una pequeña parte".

El portal tiene credenciales de sobra sobre su poder de fuego. Su confundador Glenn Greenwald fue quien reveló en 2013 las filtraciones de Edward Snowden sobre los programas de vigilancia masiva implementados por la NSA estadounidense.

- Opiniones encendidas -En Brasil, la filtración encendió las redes sociales con etiquetas de "#EuApoioLavaJato" y "#EuApoioTheInterceptBR" ("YoApoyoLavaJato" y "YoApoyoTheInterceptBR").

El diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los tres hijos del jefe de Estado dedicados a la política, creyó oportuno recordar a su electorado que, más allá de cuestiones jurídicas, la ola ultraconservadora que llevó al poder a su padre estuvo en gran parte alimentada por la inquina contra Lula.

"Nada cambia el hecho de que Lula robó y dirigió la mayor organización criminal del mundo, responsables del escándalo del 'petrolazo' (Lava Jato), entre otros (...). Brasil es rico pero no es potencia a causa de ladrones como Lula", escribió el hijo del presidente.

Patricia Riffel, una abogada de 54 años en el centro de Rio, se siente decepcionada por Moro. "Tenía una visión diferente de Moro como juez. Pero cuando aceptó ser ministro de Justicia mi visión cambió un poco y ahora quedé totalmente en estado de shock", afirmó.

El efecto Bolsonaro

Las revelaciones caen en momentos en que Bolsonaro trata de dejar atrás las querellas dentro de su propio campo para avanzar con las reformas económicas que los mercados consideran indispensables para dinamizar al país, amenazado por la recesión.

"Solo los señores [jueces] tienen la capacidad de valorar los méritos, pero no es coincidencia que estalla una bombita a toda hora, viendo si se paraliza la marcha de los eventos" vinculados a las reformas, criticó el ministro de Economía, Paulo Guedes, durante un acto de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB).

The Intercept Brasil divulgó el domingo pasajes de mensajes que comprometerían la imparcialidad de la Operación Lava Jato, que llevó tras las rejas a centenas de políticos y empresarios brasileños en los últimos años, entre ellos el expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva.

Los periodistas a cargo de la investigación afirman que las conversaciones entre fiscales que participaron en la operación y entre ellos y el juez y ahora ministro de Justicia Sergio Moro se produjeron entre 2015 y 2017 y fueron obtenidas de una fuente anónima.

El Ministerio Público condenó la obtención de los mensajes, pero no cuestionó la veracidad de los mismos.

Algunos de los fragmentos que causaron más impacto están relacionados con el bloqueo de una entrevista al encarcelado Lula durante la campaña electoral, las dudas sobre el caso por el cual el expresidente fue condenado a 8 años y 10 meses de cárcel y la aparente coordinación entre los fiscales y el juez para el avance de las investigaciones.

- Entrevista con Lula -

Entre las dos vueltas de las elecciones presidenciales de octubre pasado, un juez del Supremo Tribunal Federal (STF) impidió que el carismático dirigente, detenido en Curitiba (sur) desde abril de 2018, concediese una entrevista, previamente autorizada, al diario Folha de S. Paulo por temor a que favoreciera a su delfín Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), frente al ultraderechista Jair Bolsonaro, que ganó el duelo.

Los pasajes de las conversaciones divulgados el domingo por The Intercept Brasil evidencian que, antes de que el juez Luiz Fux (STF) suspendiera la entrevista los fiscales discutían estrategias para impedirla, valorando que podría favorecer a Haddad, en segundo lugar en las encuestas detrás de Bolsonaro.

En las conversaciones filtradas, un fiscal sugiere en septiembre de 2018 convocar a una rueda de prensa para diluir el foco en la entrevista.

Julio Noronha - 17:43:37 Como Lewa [el juez del STF Ricardo Lewandonski] ya autorizó, creo que hay sólo dos escenarios: a) La entrevista sólo para FSP, posiblemente con el "circo armado y preparado"; b) intentar ampliar para otros, para QUE el "cir[c]o" esté menos armado y preparado, con chances de que la causa del posible tumulto finalmente no ocurra.

Cuando el juez Fux suspende la entrevista (FECHA), los fiscales celebran.

Januário Paludo – 23:41:02 Me enteré ahora…

Deltan [Dallagnol] – 23:41:32 Rsrsrs [Risas]

Athayde Costa – 23:42:02 El ambiente en el STF debe estar genial

- Dudas sobre el tríplex -

En septiembre de 2016, Deltan Dallagnol, coordinador de la Lava Jato en Curitiba, compartió en un grupo de mensajes con otros fiscales sus dudas acerca de una acusación que estaba a punto de formalizar contra Lula por haber recibido un apartamento tríplex en el litoral de Sao Paulo de parte de constructoras que serían recompensadas con contratos con la estatal Petrobras.

"Dirán que estamos acusando con base a una noticia en un diario y con indicios débiles ... entonces es un ítem que debe estar bien sustentado. Fuera de ese ítem, hasta ahora tengo dudas de la vinculación entre Petrobras y el enriquecimiento, y después que me hablaron estoy con recelo de la historia del apto ... Son puntos en los que tenemos que tener las respuestas claras en la punta de la lengua".

Un día después, según las revelaciones de The Intercept Brasil, Dallagnol se emocionaría al leer un reportaje de 2010 que iba en la línea de que Lula era dueño del inmueble ubicado en el litoral paulista, disminuyendo sus dudas anteriores.

Deltan Dallagnol –23:05:11 – ¿Sabemos cuál es la fuente de la nota? ¿No vale preguntarle a la reportera, Tatianah Farah, cuál es su fuente?

23:05:29 – Creo que vale. Informalmente, si ella estuviese de acuerdo, es posible escucharla.

23:05:58 – Porque si él [Lula] ya era dueño del tríplex...la nota es una emoción, pero si convertimos esto en una declaración puede ser mejor.

Diecinueve meses después Lula sería encarcelado por este caso y condenado a una pena de 9 años y seis meses de prisión, luego reducida a 8 años y diez meses.

- Coordinación entre juez y fiscales -

El juez anticorrupción y ahora ministro de Justicia Sergio Moro condenó a Lula en primera instancia por el caso en julio de 2017. En repetidas ocasiones la defensa del expresidente cuestionó el proceder de Moro acusándolo de moverse por motivaciones políticas.

El juez siempre rechazó las acusaciones.

Los mensajes publicados el domingo muestran que Moro consultaba a Dallagnol y que incluso lo guió en el desarrollo de algunas investigaciones de la operación Lava Jato.

En una conversación, Moro le sugiere a Dallagnol contactar a una fuente para indagar en un caso contra Lula. "Aparentemente la persona estaría dispuesta a prestar información. Estoy enviando. La fuente es seria", escribió Moro.

- "Gracias!! Contactaremos", responde Dallagnol.

- "Serían decenas de inmuebles", agrega Moro.

Dallagnol le explica después que llamó a la fuente pero que ésta no quiso hablar.

- "Estoy pensando en hacer una intimación oficial [a la fuente], incluso basada en noticia apócrifa", comenta Dallagnol.

- "Mejor formalizar, entonces", escribe Moro.

Dejá tu comentario