MATERNIDAD SUBROGADA

Proyecto busca ampliar la subrogación de vientres hasta el cuarto grado de consanguinidad

La legislación actual habilita a una mujer a recurrir a su madre o hermana para tener un hijo. El diputado Goñi presentó una iniciativa alternativa.

16 de septiembre de 2022, 18:35hs

El diputado independiente Daniel Peña presentó ante la Comisión de Población y Desarrollo un proyecto de ley para ampliar la maternidad subrogada hasta la cuarta línea de consanguinidad.

La subrogación de vientres, también conocida como alquiler de vientres, es un tratamiento de medicina reproductiva por el cual una mujer accede a gestar un hijo para entregarlo a otra que no puede, por razones de salud, llevar adelante su propio embarazo.

En Uruguay, es legal. Está permitido en el marco de la ley de reproducción asistida. Actualmente, solo permite acordar con un familiar de cualquiera de los integrantes de la pareja hasta el segundo grado de consanguinidad, esto significa madre o hermana.

“Esto lo que había hecho es una restricción absoluta. Por lo cual, desde que la ley está vigente no había habido ningún caso en el Uruguay; a pesar de que sí hay muchísimos uruguayos subrogando vientres fuera del país. Y esto hace la diferencia, es que quienes tienen dinero, subrogan fuera del país; y quienes no tienen dinero, se quedan sin la posibilidad de subrogar”, afirmó Peña.

En Uruguay, el Fondo Nacional de Recursos (FNR) financia los tratamientos de reproducción asistida.

Peña presentó una ampliación para llevar la subrogación a cualquier otra mujer. En la Comisión de Población y Desarrollo de Diputados no hubo acuerdo a tanta amplitud, pero sí aportes al proyecto de Peña.

Finalmente, se llegó a un acuerdo con aportes de frenteamplistas, colorados y blancos en habilitar hasta la cuarta línea de consanguinidad, que incluiría a tías, sobrinas y primas.

En tanto, el diputado del Partido Nacional, Rodrigo Goñi, presentó un proyecto alternativo que atiende los derechos de la madre subrogante y del niño que va a nacer, porque entiende que hay una línea muy fina entre lo legal y la subrogación comercial.

Goñi planteó la hipótesis de que se arme una pareja solo para la subrogación. Por lo que entiende que para este caso debería intervenir un juez y tratarse de una pareja estable.

GOÑI MATERNIDAD

Dejá tu comentario