Policialescocaína | Homicidios | río negro

Prisión por narcotráfico a los dos detenidos por la cocaína incautada en Río Negro

Deberán cumplir una pena de 180 días de prisión preventiva, y uno de ellos deberá responder por la requisitoria de dos homicidios.

La justicia dio lugar al pedido de el fiscal Ricardo Lackner y en una audiencia reservada imputó por nacrotráfico a los dos hombres detenidos en Río Negro con más de 400 kilos de cocaína. Ambos detenidos deberán cumplir una pena de 180 días de prisión preventiva mientras la fiscal Mónica Ferrero continúa con la investigación.

La investigación por parte de la Fiscalía y la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas, comenzó hace dos meses. Allí se pudo establecer que en la madrugada del 29 de diciembre se trasladaría un cargamento de droga hacia Montevideo.

Según la información que manejaban los policías de Narcóticos, la droga era transportada por una organización delictiva desde Paraguay y había sido tirada por una avioneta en el litoral del país. Luego se realizaba un acopio en una zona rural próximo a la ciudad Young. Sin embargo, las autoridades desconocen el punto exacto de este lugar.

Asimismo, de la investigación surge que para realizar los traslados utilizaban vehículos de alquiler.

La policía montó un sistema de vigilancia para dos vehículos que se trasladaban a poca distancia entre si, realizando el mismo camino. Pasaron por la ciudad de Young a las 4:38 y fueron interceptados por la policía pasadas las 5 de la madrugada en la intersección de las rutas 20 y 4.

Los oficiales pudieron constatar finalmente que dentro de una camioneta, donde habían bolsones con ración para animales, estaban los 416 kilos de cocaína, dispuestos en ladrillos, prontos para su distribución.

Los hombres que iban en dos vehículos por separado, fueron detenidos y puestos a disposición de Fiscalía. El hombre que manejaba la camioneta que trasladaba el cargamento, es un hombre de 54 años sin antecedentes penales que cobró $15.000 pesos por realizar el flete.

El otro conductor es Pablo González Correa, un reconocido delincuente con profusos antecedentes penales; entre otros, por tráfico de drogas y encubrimiento de homicidio, aunque tenía dos requisitorias por otras dos muertes.

González, junto a su hermano, Sergio González, fueron líderes de la distribución de drogas en Uruguay, siendo el nexo con narcos bolivianos y colombianos. González deberá responder por la requisitoria de otros dos homicidios en los que estaría involucrado.

Dejá tu comentario