Internacionales Princesa de Asturias | Covid-19

Premio Princesa de Asturias para siete desarrolladores de vacunas contra el Covid-19

La contribución de estos científicos permitió que se empezara el proceso de inmunización en tiempo récord.

El jurado del Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica eligió este miércoles a Katalin Karikó, Drew Weissman, Philip Felgner, Uur ahin, Özlem Türeci, Derrick Rossi y Sarah Gilbert por las investigaciones que han permitido el desarrollo de las vacunas contra la covid.

A este premio, dotado con 50.000 euros, han optado 48 candidaturas de 17 nacionalidades.

El jurado, reunido por videoconferencia por la pandemia, ha calificado a los premiados como “protagonistas de uno de los acontecimientos más destacados de la historia de la ciencia”:.

El fallo sostiene que “sus trabajos "constituyen un excelente ejemplo de la importancia de la investigación básica para la protección de la salud a escala global. Con sus largas trayectorias, han conducido a innovadoras aplicaciones como la obtención, en un tiempo extraordinariamente corto, de vacunas efectivas para luchar contra la pandemia de la covid. Tanto el desarrollo de la tecnología novedosa del ARN mensajero, como la producción de vacunas basadas en adenovirus abren un camino de esperanza para su uso frente a otras enfermedades”.

La bioquímica húngara Katalin Karikó fue premiada luego de más de medio siglo de trabajo de bajo perfil por desarrollar los avances que han permitido la creación de las inyecciones de Moderna y BioNTech, basadas en ARN mensajero.

Sus investigaciones han sido fundamentales para la creación de la vacuna en un tiempo 10 veces inferior al habitual para este tipo de fármacos.

El inmunólogo estadounidense Drew Weissman forma parte del equipo de Karikó, junto a Norbert Pardi, de la Universidad de Filadelfia, y fue responsable de la creación del envoltorio adecuado para que el ARN mensajero llegue a las células del músculo del brazo y a las del sistema inmune.

Philip Felgner, experto en enfermedades infecciosas y director del Centro de Investigación y Desarrollo de Vacunas de la Universidad de California, ha evaluado la respuesta del sistema inmunológico con miles de muestras de sangre de personas que estaban infectadas naturalmente con el coronavirus y determinado la mayor respuesta del cuerpo inmunizado con vacunas.

La alemana Uur ahin y el turco Özlem Türeci son los cofundadores de BioNTech, la empresa que ha creado uno de los fármacos más efectivos contra la covid junto con la farmacéutica estadounidense Pfizer. Esta alianza facilitó el desarrollo más rápido de la historia de las vacunas con un modelo que permite su producción en plazos más cortos, a escala mundial y con una eficacia inédita tanto para evitar la enfermedad o sus secuelas más graves como para prevenir la infección.

El biólogo canadiense Derrick Rossi fue el cofundador de la empresa Moderna hace algo más de una década. Al igual que BioNtech, se amparó en las investigaciones de Katalin Karikó para desarrollar medicamentos basados en el ARN mensajero y tener la tecnología lista para hacer frente a la pandemia tras el estudio de la información genética del nuevo coronavirus.

La británica Sarah Gilbert, investigadora de Oxford desde hace casi tres décadas, ha trabajado en el desarrollo de vacunas que usan un vector viral, un virus modificado capaz de actuar como vehículo para introducir material genético externo en una célula. Junto al irlandés Adrian Hill y la universidad británica, fundó hace seis años Vaccitech. Horas después de que se publicara, el 11 de enero de 2020, la primera secuencia genética del coronavirus, comenzaron a idear una vacuna. La farmacéutica sueca AstraZeneca respondió a las necesidades para desarrollar líneas de producción en todo el mundo.

Los premios Princesa de Asturias están destinados, según señala su reglamento, a galardonar “la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupo de personas o de instituciones en el ámbito internacional”.

El pasado año fueron galardonados Yves Meyer (Francia), Ingrid Daubechies (Bélgica y EE UU), Terence Tao (Australia) y Emmanuel Candès (Francia) por sus contribuciones pioneras y trascendentales a las teorías y técnicas modernas del procesamiento matemático de datos y señales. Estas son base y soporte de la era digital al permitir comprimir archivos gráficos sin apenas pérdida de resolución, de la imagen y el diagnóstico médicos al permitir reconstruir imágenes precisas a partir de un reducido número de datos, y de la ingeniería y la investigación científica al eliminar interferencias y ruido de fondo.

Dejá tu comentario