Deportes Nacional | Peñarol | clásico

Peñarol le ganó 2-1 a Nacional por octavos de Sudamericana

Agustín Canobbio y Valentín Rodriguez anotaron para Peñarol; mientras que el gol tricolor lo hizo Gonzalo Bergessio.

Peñarol se quedó este jueves con el primer superclásico de llave de la Copa Sudamericana tras ganarle 2-1 a Nacional en el partido de ida por los octavos de final de la Copa Sudamericana 2021, una victoria merecida de cara a la revancha de la próxima semana en el Campeón del Siglo. Los dos goles de visitante de Peñarol pueden pesar, pero el gol sobre el final de Bergessio ajusta las chances tricolores.

Embed

Agustín Canobbio a los 45+1 y Valentín Rodríguez a los 90+1 marcaron los goles aurinegros en su visita al estadio Gran Parque Central, la cancha del 'Bolso', mientras que Gonzalo Bergessio descontó para el local a los 90+4.

El primer tiempo fue un monólogo aurinegro. El equipo de Larriera controló a su rival e hizo casi todo bien. En ataque fue el que quiso más. Tal vez erró mucho en el penúltimo y último pase, pero superó a su rival abiertamente en juego asociado por las bandas. Los que más sufrieron fueron los laterales Laborda y Almeida ante el 2-1 de Torres y Piquerez por un lado, y de Giovanni González y Canobbio por otro.

En el caso del zurdo Piquerez fue uno de los mejores del partido. No solo dominó a Ocampo. Sus invasiones y diagonales fueron preocupantes para la defensa tricolor. Uno de sus remates de media distancia obligó a Rochet a una gran tapada.

La estrategia de Cappuccio no resultó e influyó en el tramite del partido más allá de la ejecución en cancha de los jugadores.

Ante un Peñarol que salió a avasallar, los tricolores se limitaron a esperar el fin del temporal para hacer su propia propuesta.

Se suponía que la intensidad del rival iba a caer en algún momento, algo que no sucedió. Con Ocampo controlado (lo escalonaron muy bien), con Neves tapado en la salida, Nacional no tenía vías de creación para llegar a Bergessio, otra vez muy bien marcado por Kagelmacher y Formiliano. "Lavandina" casi no la tocó, salvo un pivoteo excelente hacia atrás en área chica que fue mal terminado por un compañero. Fue la única de Nacional en el primer tiempo, y la última en mucho rato.

El rol de Gargano fue la diferencia en el mediocampo. Batalló como siempre pero delegó tareas de marca a Trindade y se dedicó a hacer una de las cosas que mejor hace: los pases filtrados para los de adelante. Mientras estuvo en cancha fue la gran razón para la superioridad aurinegra.

El DT Cappuccio no pudo resolver ese problema. Por izquierda había colocado a Cándido para colaborar y aun así por allí ingresó el gol de Peñarol tras una gran jugada nacida en los pies de Ceppelini, una pared iniciada por Giovanni y culminada magistralmene por Canobbio luego de una pared con Álvarez Martínez. Fue una corrida de más de 50 metros del volante externo que terminó venciendo a Rochet cuando terminaba la primera mitad.

Peñarol venía de perder un partido en el que no había sido peor que su rival. Nacional, en todo caso, supo aprovechar aquellos últimos 20'' de partido para golpear través de Ocampo y Cándido, en un partido donde lo psicológico fue todo.

El gran mérito de Peñarol anoche fue volver al Parque Central y dejar atrás lo que pasó, A tal punto que nunca le permitió al local buscar una reacción. Ni siquiera cuando Cappuccio mandó a la cancha a Cantera, a Carballo y finalmente a D''Alessandro, que esta vez no incidió demasiado. Apenas un tiro libro ejecutado con su tradicional calidad que arañó el ángulo de Dawson.

Sobre el último cuarto del partido Larriera sacó de la cancha a Gargano, a Álvarez Martinez, a Torres y a Canobbio. Entraron Musto, Nahuelpan, "El Mono" Pereira (se adelantó Giovanni) y el joven Valentín Martínez.

Éste último protagonizó la otra jugada del partido cuando recibió una pelota por izquierda y avanzó apilando jugadores de Nacional, ingresó al área y definió entre las pierdas de Rochet, una "patriada" muy similar a la que hizo en el partido anterior Ocampo para Nacional.

Era un golazo. Y eran dos goles de diferencia de cara al partido del jueves próximo en el Campeón del Siglo, donde se definirá cuál de los dos grandes del fútbol uruguaya avanzará a cuartos de la Copa Sudamericana.

Una desconcentración del fondo aurinegro cuando iban 4' de tiempo suplementario le costó caro.

Un cierre incompleto de Maxi Pereira ante un control a Ocampo, y una mala entrega de Giovanni para completar el despeje, entregó la pelota a Nacional y dejó de cara al gol a Bergessio. El centro desde la izquierda permitió al goleador anticipar a su marcador y convertir de cabeza sin que Dawson pudiera reaccionar.

No pasó nada en términos de resultado del partido. Peñarol ganó en un encuentro que fue casi redondo. Larrea sumó puntos en su ajedrez particular con Cappuccio. El equipo "recuperó la memoria", al decir del DT luego del partido.

Y demostró que no hay que festejar victorias ni paternidades, ni superioridades antes de tiempo.

Sin embargo, Nacional acortó la diferencia de goles en el último suspiro, algo que puede ser útil llegado el caso en el Campeón del Siglo.

Dejá tu comentario