PÉRDIDAS SUPERIORES A 40%

OSE utiliza tecnología para mitigar efectos de las cianobacterias en el suministro de agua

La planta de Aguas Corrientes, inaugurada en 1871, es el principal punto de abastecimiento del área metropolitana. La empresa trabaja para controlar pérdidas.

Para OSE la preocupación en el abastecimiento de agua potable a la población no solo está en que llueva, sino también que las altas temperaturas y la naturaleza no acarren otros inconvenientes, como la presencia de cianobacterias.

El 18 de julio de 1871 comenzó a funcionar el primer servicio de aguas corrientes de Uruguay con un recorrido desde el río Santa Lucía hasta la Plaza Matriz en Montevideo.

Pese a su antigüedad, la planta es la más importantes a nivel nacional y es clave en el abastecimiento del agua potable de toda el área metropolitana.

Sin embargo, muchas de sus cañerías aún están en uso y su antigüedad es uno de los factores que más incide en las altas pérdidas de agua que el organismo tiene. La vicepresidenta de OSE, Susana Montaner, estimó esas fugas en 40% a 50% y habló del enorme presupuesto que representaría cambiar toda la centenaria cañería.

Montaner destacó la importancia de la planta potabilizadora en Arazatí, San José, y la posibilidad de construir una represa en Casupá, Florida, junto a iniciativas privadas y a la reducción del 20% de las pérdidas, para asegurar el suministro de agua potable.

Dejá tu comentario