Deportes

Novak Djokovic es el campeón del US Open

Tras más de cuatro horas del mejor tenis, el serbio se quedó con la final por 6-2, 6-4, 6-7 y 6-1 ante el español Rafael Nadal. Este es su tercer Grand Slam del año.

 

Novak Djokovic terminó de comerle la moral este año a Rafa Nadal, infligiéndole una nueva derrota en una final y donde más duele, en la de un Grand Slam como el Abierto de Estados Unidos, donde el español defendía un título que no pudo retener, tras perder por 6-2, 6-4, 6-7(3) y 6-1 en 4 horas y 10 minutos.

La sombra de las cinco finales perdidas este año ante el serbio sumió en la oscuridad el juego del español durante los dos primeros sets, aunque en el tercero renació gracias a su espíritu combativo. En el arranque del cuarto, las dos asistencias médicas que pidió el serbio rompieron el ritmo al español, que entregó el partido.

Nadal comenzó muy condicionado por lo sucedido a lo largo del año y trató de amarrar los puntos. Sin nunca poder tomar la iniciativa ante el constante bombardeo de Djokovic a su zona de revés, el español no fue capaz de cambiar esta situación y el balcánico fue casi siempre el que impuso el ritmo que más le convenía.

Su saque no le ayudó como el año pasado y en los momentos claves el de Belgrado restó de maravilla. Y eso que el partido comenzó de forma inmejorable para el español que rompió el primer servicio del balcánico y se colocó con un 2-0 de salida. Ahí le entraron los temores. Nadal jugó con demasiadas precauciones, con un revés inofensivo, y el serbio pasó decididamente al ataque recuperando su servicio.

Los factores anímicos comenzaban a ganar peso en el desarrollo del partido. Nadal desperdició un 15-40 para retomar el mando del partido y a continuación perdió su servicio. Ahí se acabó el primer set. El jugador balear desapareció de la pista.

Pese al duro correctivo del primer set, el campeón del torneo se rehizo y comenzó, al igual que en la primera manga, con un 2-0 de salida. El tercer juego se antojaba vital y así lo entendieron los jugadores. Durante 18 intensos y emocionantes minutos, Nadal luchó por confirmar el 'break' y Djokovic por recuperarlo.

Una doble falta y un error garrafal, después de que Djokovic le recuperara tres bolas milagrosas, le dieron el juego al serbio ante un Nadal abatido que del posible 3-0 pasó al 2-4.

Parecía que se iba a repetir la historia del primer set, pero esta vez Nadal no se entregó. Hizo lo más difícil al recuperarse anímicamente y empatar el partido (4-4), pero el balcánico le tenía preparado un nuevo mazazo psicológico al devolverle a continuación el 'break' y sacar para cerrar el segundo parcial.

Con dos sets abajo el tenista de Manacor afrontaba una misión prácticamente imposible ante un rival que se presentaba a la final con un récord de 63 victorias por 2 derrotas. Además, Djokovic ya había alcanzado la velocidad de crucero y daba rienda suelta a todo su talento.

Pero el pundonor de Rafa le invitaba a seguir luchando, pese a saber que en frente tenía un jugador que se encuentra en estado de gracia. No tiró la toalla cuando perdió el servicio en el tercer y quinto juego, en ambas ocasiones devolvió al golpe. Empezaba a recuperar sensaciones. Sus reveses no fueron tan indolentes y su derecha volvía a aparecer.

El español realizó su mejor set y forzó el 'tie-break' pese que Djokovic sacó con 6-5 para cerrar la final. En la muerte súbita emergió el mejor Nadal y forzó el cuarto set tras casi 3 horas y media de partido. Djokovic pidió al fisioterapeuta para que le tratara de la espalda. Había esperanza en el palco del español.

Djokovic retuvo con ciertos apuros su primer servicio y de nuevo pidió asistencia médica. Pese a todo el serbio continuó golpeando con potencia y se puso con un 3-0. Nadal pareció perder la inspiración y la concentración y cedió por 6-1 el set y la final.

Con su triunfo en Flushing Meadows, Novak Djokovic consigue su tercer Grand Slam de este año, tras conquistar también Australia y Wimbledon, y distancia a Nadal en 4.100 puntos en la clasificación de la ATP.

 

EN MUJERES HUBO SORPRESA: STOSUR DESBANCÓ A SERENA

La australiana Samantha Stosur rompió todos los pronósticos este sábado al ganar el Abierto de Estados Unidos superando a la gran favorita, la norteamericana Serena Williams, por 6-2 y 6-3, en 1 hora y 11 minutos.

Stosur, una consumada doblista que en esta modalidad ya había ganado Wimbledon y Roland Garros, decidió hace tres años centrarse en su carrera como jugadora de individuales y alcanzó en la pista de tenis más grande del mundo el momento álgido de su carrera al ganar su primer 'major' en individuales.

La australiana jugó un primer set perfecto. Saltó a la pista con una táctica muy definida y la ejecutó a la perfección. Stosur desplegó un juego muy sólido, sin apenas cometer errores, y moviendo de un lado a otro a la jugadora norteamericana, que de esta forma perdía precisión en sus potentes golpes.

Además, Stosur se mostró intratable al servicio y devolvió a la perfección. En apenas media hora se apuntó el primer set, en un Arthur Ashe atónito ante la paliza que había recibido la local y gran favorita al título.

El signo del partido pudo cambiar tras el primer juego del segundo set. La australiana logró un punto de 'break', que luego aprovechó, por decisión de la juez de silla, después de que Serena celebrara con un grito de "c'mon!" (¡vamos!) antes de que la bola botara por segunda vez y de que la australiana tratara de devolverla.

La decisión provocó la cólera de la Williams que se enzarzó en una discusión con la jueza. El público reaccionó en favor de su jugadora y ésta consiguió reponerse en el partido y situarse con 2-1 a su favor.

Stosur supo aguantar esos malos minutos y apaciguó las embestidas de Williams. La australiana no se salió de su guión. Esperó su oportunidad y con dos nuevos 'break', en el séptimo y noveno juego, conquistó el título que no conseguía una jugadora de su país desde 1973.

 

Texto y foto: EFE

Dejá tu comentario