Deportes

Nacional duplicó su deuda y el asunto impactó en un conflicto con plantel

Desde que asumió José Luis Rodríguez a fines de 2015, el pasivo aumentó de 8 a 16 millones de dólares. Ahora se deben dos meses de salarios.

Detrás de los atrasos salariales a los jugadores de Nacional hay problemas financieros que obligaron al club a revisar su presupuesto.

El plantel decidió no concentrar por los dos meses de sueldo. La tesorería del club piensa que tras el partido de vuelta con Botafogo -el 10 de agosto- se podrá cumplir al menos con uno de esos meses.

El presidente José Luis Rodríguez es criticado por miembros de su directiva por decidir las cuestiones financieras "en una mesa chica", según el suplemento Referí.

El dirigente Antonio Palma dijo a 100% Deporte que el presidente llega a las reuniones de ls lunes con las cosas definidas y solo informa

El pasivo del club se duplicó desde que asumió Rodríguez. Debía 8 millones de dólares y ahora son 16, señala el suplemento deportivo.

A este monto hay que sumarle un préstamo de 6 millones de dólares solicitado al Banco República para continuar las obras del Parque Central.

Ese dinero se pagará, en entiende, con la venta de los palcos. de hecho, desd ehace días están a la venta 70 palcos de la tribuna José María Delgado.

Rodríguez conduce al Club Nacional de Football desde diciembre de 2015.

La institución contaba con poder transferir más futbolistas de los que efectivamente puso.

Para equiparar el presupuesto, según Referí, necesitaban vender por 3 millones de dólares.

Las posibilidades más claras en este período de pase fue la oferta de Boca por el zaguero Polenta. Fue una oferta que el capitán fue declinando a medida que se prolongaba la negociación.

Dos de los canteranos más promisorios se fueron con Daniel Fonseca: los seleccionados Sub-20 Mathías Olivera y Rodrigo Amaral. Olivera se fue a Turquía pero cuando estaba a punto de firmar con el Galatasaray la operación se suspendió porque el jugador se encontró con que el salario no era el mismo que le habían prometido.

Tras pasar la revisación médica se entero además que iba a formar parte del Sub-21 del club, es decir no iba a estar en el plantel principal.

El caso de Amaral es una incognita todavía. Fonseca dijo que lo colocaría en Europa, pero por el momento el jugador está sin club, entrenando por su cuenta -al parecer- en el departamento de Maldonado.

El club tiene otras "joyas" que por el momento no se van. Hace poco Sport Recife hizo una oferta por Felipe Carballo pero a los dirigentes les pareció poco dinero.

Tampoco se van por el momento los juveniles Viña y Rogel. Este último llamó mucho la atención de agentes FIFA durante el ultimo Mundial de Corea. Pero el club prefiere primero que se afirme en la primera división antes de negociarlo.

En un plantel que no es extremadamente amplio, una señal de esta necesidad de bajar costos es la salida de Brian Lozano (volvió a México), Sergio Otávaro (se lo dejó negociar con Olimpia de Paraguay), y fueron dejados en libertad Matías Malvino, Nicolás Prieto y Juan Cruz Mascia.

Incluso las renovaciones han sido a la baja y de corto plazo, tal el caso de mediocampista Gonzalo Porras, quien firmó por seis meses. Según el suplemento Ovación, el nuevo acuerdo se incluyó en el nuevo pan de reducción del presupuesto.

El entrenador Martín Lasarte apenas pretende que llegue un lateral derecho para sustituir a Otálvaro y para que sea el respaldo ante la eventual ausencia de Fucile. "El Pumita" Rodríguez de Danubio fue la primera opción, pero no será fácil su llegada.

Dejá tu comentario