show

Murió el disidente ruso Eduard Limonov, poeta, rockero, pansexual y líder extremista

Tenia 77 años y seguía siendo un enigma para politólogos: mezcla anarquista, fascista proserbio, y admirador de Stalin. Una reciente novela cuenta su increíble historia.

18 de marzo de 2020, 12:08hs

El escritor y activista político ruso Eduard Limonov falleció a los 77 años en Moscú, anunció su partido, Otra Rusia.

“Desgraciadamente, [su muerte] tuvo lugar hace media hora en el hospital”, afirmó el diputado comunista Serguei Shargunov a la agencia de prensa TASS.

“Hasta el final, se mantuvo en contacto y hablaba, podíamos escribirle. Tenía la mente clara y estaba en buena salud”, añadió.

Ícono underground, Eduard Limonov se dio a conocer por una serie de novelas en las que narraba su exilio de la Unión Soviética en Estados Unidos, en los años 1970. De u primera época se destacan Soy yo, Édichka, Historia de su servidor y Diario de un fracasado.

En 1974, llegó a Estados Unidos con la poetisa Yelena Shchápova, su primera esposa. Luego se casaría tres veces más y tendría dos hijos.

Sirvió como mayordomo en la casa del millonario Peter Sprague y no se perdió ni un segundo la vida cultural neoyorquina, de la que fue activo protagonista.

En 1982 se mudó a París y participó en varias revistas literarias.

Muchos de sus trabajos fueron autobiográficos y cuentan sus escandalosas historias sexuales. Le poète russe préfère les grands nègres (El poeta ruso prefiere los negros grandes), en alusión al episodio en que narra su vida fuera de la pareja estable.

Contradictorio al punto que amaba la libertad y admiraba a Stalin, el activista ruso colaboró con diversos periódicos: el comunista L'Humanité, el nacionalista Le Choc du mois y, sobre todo, L'Idiot International.

Ganó en sus m{ultiples debates públicos una reputación de rojo-pardo, es decir, de fascista y comunista o partidario del nacional-bolchevismo.

De ello, se nutrió el novelista Emmanuel Carrere para escribir "Limónov", una biografía que se transfoormó en best seller.

Regresó a Rusia en los años 1990, tras la caída de la Unión Soviética, y fundó y militó activamente en un partido de oposición “nacional-bolchevique”.

Su actividad política comienza en 1991, cuando Limónov funda el periódico Limonka (juego de palabras entre esta, que significa granada de mano, su apellido y el ácido limón), que se convertirá en el órgano del pequeño partido extremista.

También se adhirió a grupos nacionalistas proserbios durante las guerras en ex-Yugoslavia, lo que le reportó duras críticas. La BBC mostró a Limónov con Radovan Karadžić, el expresidente de la República Srpska acusado de crímenes de guerra y de genocidio contra los musulmanes bosnios. El vídeo contenía imágenes de Limónov disparando un rifle de francotirador desde un tanque hacia la capital bosnia, Sarajevo

Limónov fue encarcelado en abril de 2001 acusado de terrorismo, conspiración por la fuerza contra el orden constitucional y tráfico de armas. Basándose en un artículo publicado en Limonka, el gobierno ruso lo acusó de planear una revuelta en el ejército para invadir Kazajistán.

Más recientemente apoyó la anexión de la península ucraniana de Crimea por Moscú, en 2014.

Dejá tu comentario