InternacionalesAlan García

Murió Alan García, tras dispararse en la sien y sufrir tres paros cardiorrespiratorios

El expresidente estaba acusado de recibir coimas de la constructora brasileña por el metro de Lima. Iba a ser apresado cuando se suicidó.

Después de dispararse en la sien derecha y sufrir tres paros cardirrespiratorios, el presidente Alan García falleció en el hospital José Casimiro Ullóa de Lima.

García, dos veces presidente peruano, estaba a punto de ser detenido cuando aprovechó un descuido de personal de la fiscalía, subió a su habitación en el primer piso, tomó su arma y se disparó en la sien derecha.

Era aproximadamente las 6.14 horas cuando un fiscal y cinco policías llegaron a la residencia en el barrio Miraflores, donde García volvió a vivir luego de ser expulsado de la residencia del embajador uruguayo, país que le negó el asilo político.

Hasta ese episodio García estaba radicado en Madrid, con su esposa y su hijo menor, de 14 años.

Pero el viaje a Lima por cuestiones personales coincidió con denuncias en la justicia y la fiscalía terminó reteniéndolo partir de un cierre de fronteras.

El expresidente fue citado varias veces a declarar y todo parecía indicar que sería detenido para ser procesado.

Este período de incertidumbre para el expresidente terminó en la mañana de este miércoles, cuando el fiscal y los policías informaron a la guardia del exmandatario y a su secretario privado que había una orden de detención preliminar para él.

El líder del APRA bajó de las escaleras de su casa y el fiscal le solicitó aproximarse al primer piso pues tenía la orden para realizar un procedimiento.

"El expresidente le pregunta que tipo de procedimiento, pero el fiscal se niega a responder y lo invoca a bajar de las escaleras", comentó el abogado de García, Erasmo Reyna al Canal N.

García caminó hacia su habitación y segundos después se escuchó la detonación.

EL METRO DE LIMA

García es investigado por sobornos presuntamente pagados durante la construcción del metro de Lima durante su gobierno entre 2006 y 2011.

Detrás de esas obras está la constructora de origen brasileño Odebrecht, hallada responsable de sobornos en obras públicas realizadas en al menos una docena de países latinoamericanos.

El alcance es de tal magnitud que y han sido presos o han sido enjuiciados los últimos cuatro presidentes de Perú con distinto grado de responsabilidad.

Alan García (1985-1990 y 2006-2011), Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y el recientemente destituido Pedro Pablo Kucyznski (2017- 2018) tienen alguna relación con los sobornos

Odebrecht aceptó en 2016 un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos al reconocer el pago de unos 800 millones de dólares a funcionarios corruptos en toda América Latina a cambio de grandes contratos de construcción de infraestructura.

En Brasil -donde el caso fue denominado Lava Jato- está preso nada menos que el expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva y ha estado detenido Michel Temer, quien sigue siendo sospechoso de recibir coimas a través de representantes parlamentarios.

El escándalo ha llevado al encarcelamiento de numerosos políticos en toda la región, especialmente en Perú, donde el expresidente Pedro Pablo Kucyznski fue detenido la semana pasada como parte de una investigación por lavado de dinero sobre sus vínculos con la compañía.

El estrés por la inminencia de detenciones trascendió a García. Sufrió un pico de presión el anciano expresidente Kuzcinscky -sucesor del aprista- y también de ser hospitalizado por problemas de salud el exministro Luis Nava, colaborador del gobierno Alan García. Ambos están acusados de recibir sobornos de Odebrecht.

Aliados de Kucyznski en el congreso dijeron que él también fue llevado la noche del 16 de abril a una clínica local con presión arterial alta.

Un juez peruano ordenó la detención de Kucyznski la semana pasada durante diez días mientras investiga pagos no revelados que le hizo Odebrecht hace más de una década . Una audiencia está programada para este miércoles 17 de abril para decidir si se incrementa su detención a tres años

García, de 69 años, es un populista radical cuya errática primera presidencia en la década de los ochenta fue marcada por la hiperinflación, la corrupción rampante y el ascenso del movimiento de guerrilla Sendero Luminoso.

Cuando regresó al poder dos décadas más tarde, lideró un gobierno más conservador, que contribuyó a un auge de la inversión en materias primas en el que Odebrecht desempeñó un papel muy importante.

¿POR QUÉ LO INVESTIGABAN?

El 19 de febrero del 2009 Alan García convocó a un Consejo de Ministros de urgencia, el mismo día en que compartió un viaje a Cusco con Jorge Barata, exsuperintendente de Odebrecht en Perú.

El decreto le permitió al Ministerio de Transportes y Comunicaciones licitar la línea 1 del Metro de Lima. En diciembre de ese año, el consorcio formado por Odebrecht y Graña y Montero ganó el proyecto.

Una de las tesis de la fiscalía es que el pago de US$100 mil por parte de Odebrecht a García con dinero de la caja 2 por una conferencia en Sao Paulo en el 2012 fue parte del soborno por este caso.

García dictó una conferencia ante la Federación de Industrias de Sao Paulo (FIESP) en mayo del 2012. Sin embargo, en junio de ese año Jorge Barata le ordenó a Marcos de Queiroz Grillo, generador de fondos ilícitos de Odebrecht, que pagara US$100 mil al ex presidente por dicho evento, pero que el nombre de la constructora no debería aparecer en la operación.

La segunda tesis fiscal es que el pago habría sido entregado a través de Luis Nava, ex ministro de Producción.

Nava recibió más de US$4 millones por parte de Odebrecht. US$1.300.000 de este monto fue entregado a Ammarin Investment, offshore de Miguel Atala, ex vicepresidente de Petro-Perú

Es por este motivo que el fiscal solicitó acumular la investigación que se le sigue a Atala y Nava por esos depósitos a las pesquisas que se le siguen a García.

El segundo caso por el que se investiga a García es el de los aportes de Odebrecht a la campaña que lo llevó a la presidencia en el 2006. Jorge Barata indicó que la constructora aportó US$200 mil, pero no se registró dicho pago.

Se reveló en diciembre pasado que al menos cinco aportantes a la campaña del 2006 que aparecen en el registro de la ONPE negaron haber entregado dinero al partido aprista. La fiscalía viene interrogando a supuestos donantes de ese proceso electoral.

El 28 de febrero del 2008, el ex superintendente de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata declaró ante el fiscal José Domingo Pérez que el referido aporte de US$200 mil fue entregado por pedido del ex dirigente aprista Luis Alva Castro.

“Solo aportamos al Apra por cuenta de un pedido específico de Luis Alva Castro, una persona que conocíamos de muchos años y que dijo que el partido estaba volviendo para competir y que creía que podíamos aportar. […] [Fue un pago de] US$200 mil […] no contabilizado”, declaró.

Entre el próximo 23 y el 26 de abril el ex directivo de Odebrecht volverá a responder ante los fiscales peruanos por los dos casos que envuelven al ex presidente. Deberá indicar por qué aprobó los pagos a la cuenta de Ammarin Investment, la razón por la que se le pagó la conferencia a García y si estos fueron a cambio de beneficiar a la constructora con algún proyecto.

GARCIA INVESTIGADO

Dejá tu comentario