Sociedad Fiesta clandestina | Maldonado | Ministerio del Interior

Mónica Gonzaga y su hijo se fueron de Uruguay tras la expulsión por una fiesta clandestina

Si bien la decisión recaía solo sobre Adriano Sessa, su madre, que puede ingresar nuevamente al país cuando lo desee, decidió acompañarlo.

La actriz y exvedete argentina, Mónica Gonzaga, y su hijo, Adriano Sessa, se fueron de Uruguay luego de que el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, le cancelara la residencia temporaria a Sessa por organizar una fiesta clandestina para más de 500 personas en Sauce de Portezuelo, informó El País y confirmó Subrayado.

Fuentes del Ministerio del Interior indicaron a Subrayado que madre e hijo embarcaron este lunes a las 10 de la mañana en Buquebus con destino a Buenos Aires. Si bien la expulsión recaía solo sobre Sessa, Gonzaga, que puede ingresar nuevamente al país cuando lo desee, decidió acompañarlo.

Hacía un año que ambos se encontraban residiendo en Uruguay, pero una fiesta con alrededor de 500 personas en la noche del viernes 19 y madrugada del sábado 20 de marzo, precipitó la decisión del Ministerio del Interior.

Personal de la Dirección de Higiene de la Intendencia de Maldonado recibió un llamado alertando sobre una fiesta con muchas personas en la franja costera en la zona de Sauce de Portezuelo.

Hasta el lugar fueron dos equipos del Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed), de Punta del Este y de Piriápolis, junto con personal de la Policía, Guardia Republicana, Prefectura, Bomberos, de la Intendencia (de las Direcciones de Higiene y Tránsito), y el Municipio de Piriápolis.

Gonzaga declaró que la fiesta había sido organizada por su hijo. "Era una reunión de amigos y empezó a caer gente. Pedimos que se fueran y se llamó a la Policía", indicó la actriz argentina.

Tras la intervención policial y el pase del caso a la Fiscalía, el lunes 22 de marzo, el ministro Jorge Larrañaga, dispuso la cancelación de la residencia temporaria otorgada por la Dirección Nacional de Migración a Sessa.

Las razones que invocó el ministro para adoptar la decisión fueron de orden público y de índole sanitaria. Larrañaga entendió que violó normas que expresamente prohíben aglomeraciones en función de la emergencia sanitaria oportunamente declarada por el Poder Ejecutivo.

Dejá tu comentario