InternacionalesBarcelona | España | justicia

María entregó a su hija a la Policía de Barcelona para que la lleven con su padre biológico

"No me quiero ir, no me quiero ir", gritó la pequeña al despedirse de su madre.

Tras siete días encerrada en el Consulado de Uruguay en Barcelona, María entregó a su hija a los Mossos d´Esquadra para que éstos se la lleven a Vielha a su padre biológico.

La mujer cumplió así con la orden de la Justicia española.

Según detalla El Periódico, el padre de la niña de 7 años no acudió al Consulado tal como se preveía en un primer momento lo que demoró el cambio de tutela.

"No me quiero ir, no me quiero ir", gritó la pequeña al despedirse de su madre.

La entrega ocurrió ante la presencia de los abogados de ambas partes y fue supervisada por un psicólogo.

La menor no ve a su padre desde hace más de tres años, en 2016 cuando apenas tenía 4 años, y percibe a su madre como único referente familiar.

Fue en ese momento que María, su madre, viajó a Uruguay con la niña y descubrió que presuntamente su hija había sufrido abusos sexuales por parte de su progenitor.

Los psicólogos uruguayos dieron credibilidad a esos abusos, sin embargo en España no aceptaron los informes realizados por los especialistas.

Mientras tanto, ese inició un litigio por la custodia de la menor en el que finalmente la jueza determinó que la niña tenía que vivir con su padre porque la madre supone un riesgo para ella porque la manipulaba.

El caso tomó gran relevancia pública y supuso hasta la intervención de la ONU.

El programa de "Arriba Gente" de canal 10 contactó este viernes a Ana Inés, hermana de María, la madre de la menor de edad.

Desde Barcelona contó sus impresiones minutos después de la entrega de la niña.

HERMANA MADRE MARIA

El padre de la niña, que vive en Vielha, un pequeño pueblo a 274 kilómetros de Barcelona, a dónde fue llevada la pequeña, habló para medios españoles.

PADRE MARIA

Dejá tu comentario