Internacionales

Maduro y la nueva Constituyente: "es la votación más grande del chavismo"

El miércoles se instala el nuevo órgano directriz en Venezuela. El país se prepara para el aislamiento internacional y más violencia.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afronta nuevas protestas de la oposición y amenazas de Estados Unidos, a los que desafió ahora con su súper poderosa Asamblea Constituyente, elegida en una violenta jornada que dejó una decena de muertos.

Un triunfalista Maduro calificó de histórica la votación de más de ocho millones de venezolanos (41,5% del padrón electoral) en una polémica elección que la oposición acusó de "fraudulenta" y que estuvo caracterizada por la violencia extrema. Se estima que hubo al menos 10 muertos.

"Nace con una gran legitimidad popular. Tiene la fuerza de la legitimidad de un pueblo que salió a votar. La Asamblea Constituyente debe de tener conciencia del poder en sus manos", aseguró en la madrugada del lunes ante sus seguidores en la céntrica Plaza Bolívar.

La Asamblea Constituyente se instalará el miércoles en la sede del parlamento, dominado desde 2016 por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que desconoce a este nuevo órgano.

Y Maduro advirtió que los diputados pueden convertirse en blanco de la Constituyente. "Se acabó el sabotaje de la Asamblea Nacional, hay que poner orden (...). Habrá que levantar la inmunidad parlamentaria a quien haya que levantarle la inmunidad", dijo.

La Asamblea Constituyente regirá por tiempo indefinido Venezuela -por encima incluso del presidente-, con el encargo de redactar un nuevo texto que la oposición acusa instaurará en el país una dictadura comunista.

La Constituyente estará integrada por los más poderosos dirigentes del chavismo, entre ellos Diosdado Cabello, considerado el número dos; Cilia Flores, esposa de Maduro.

"No reconocemos este proceso fraudulento, para nosotros es nulo, no existe", dijo el líder opositor Henrique Capriles.

Los opositores se manifestarán este lunes a partir del mediodía en todo el país y el miércoles llamaron a una gran concentración en Caracas.

SANCIONES DESDE WASHINGTON

Además de las protestas opositoras, que ya cumplen cuatro meses y han dejado unos 125 muertos, el gobierno de Venezuela deberá lidiar con una creciente presión internacional.

Estados Unidos "condenó" la elección "viciada" y anunció que continuará "adoptando medidas enérgicas y expeditivas contra los artífices del autoritarismo en Venezuela", en un comunicado del Departamento de Estado.

"Un vocero del emperador Donald Trump dijo que no reconocen (...). ¿Qué carajo nos importa a nosotros lo que diga Trump? Nos importa lo que dice el pueblo de Venezuela", exclamó Maduro.

Aunque Washington no especificó en qué consistirían esas medidas, los analistas no descartan que puedan afectar la industria petrolera, de la cual depende Venezuela para obtener prácticamente todas sus divisas.

Venezuela atraviesa por una severa crisis económica, con una prolongada escasez de medicamentos y alimentos, y un cuadro macroeconómico para este año de una inflación que podría llegar a 720% y una caída del PIB de 12%, según el FMI.

Estados Unidos es el principal comprador de crudo venezolano, con importaciones de 800.000 barriles diarios sobre una producción de 1,9 millones.

La semana pasada, Estados Unidos sancionó a 13 funcionarios y militares cercanos a Maduro, entre ellos a Tibisay Lucena, presidenta del poder electoral, acusados de quebrar la democracia, violar derechos humanos o por corrupción.

Además de Estados Unidos, Colombia, Panamá, Perú, Argentina, Costa Rica, México y España anunciaron que desconocerán los resultados de la Constituyente. Brasil hizo un llamado a las autoridades venezolanas para que suspendan su instalación.

Perú convocó para el 8 de agosto una reunión de cancilleres de la región en Lima para analizar la situación.

"El gobierno se prepara para un escenario de aislamiento internacional severo e intenta unificar sus cuadros contra el enemigo externo", opinó el analista Luis Vicente León.

SOCIALISMO INSOSTENIBLE

Maduro y su Constituyente cuentan con apoyo de los poderes judicial, electoral y militar. Pero un 80% de venezolanos rechaza su gestión y 72% su proyecto, según Datanálisis.

"Maduro está muy debilitado y contra las cuerdas. Si respetara la Constitución y llamara a elecciones, el chavismo resultaría perdedor. Con esta apuesta, rechazada masivamente en el país y en el extranjero, intenta ganar tiempo y perpetuarse en el poder", dijo a la AFP, Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano.

Pero para muchos esto podría acelerar el fin del chavismo. "El gobierno lo que hace cada segundo es cavar su propia tumba", aseguró el jefe del Parlamento de mayoría opositora, Julio Borges.

Paul Webster Hare, de la Universidad de Boston y exembajador británico en La Habana, consideró que Maduro "no ha triunfado".

"El socialismo venezolano no es sostenible, a diferencia de lo que pasó en Cuba entre 1961 y 1990, que tenía un poderoso aliado político en la Unión Soviética que le suministraba recursos a cambio de fidelidad", dijo Hare a la AFP.

8 MILLONES DE VOTOS, 10 MUERTOS

Más de ocho millones de venezolanos eligieron este domingo la Asamblea Constituyente del presidente Nicolás Maduro, rechazada por la oposición y una decena de gobiernos, durante una violenta jornada de votación que dejó diez muertos.

View post on imgur.com

"Esta es la votación más grande que haya sacado el chavismo en la historia de la revolución bolivariana", se congratuló Maduro, al celebrar que 41,5% del padrón, según el poder electoral, votó en favor de su proyecto para cambiar la constitución venezolana.

"Ha llegado el momento de una nueva historia", añadió el mandatario.

Sin embargo, la oposición, que no participó en la contienda por considerarla "fraudulenta", y varios países, entre ellos Estados Unidos, desconocen los resultados al considerar que entierra la democracia en Venezuela.

View post on imgur.com

¡QUÉ CARAJO IMPORTA TRUMP!

En un comunicado del departamento de Estado, Washington "condenó" la elección "viciada" y anunció que continuará "adoptando medidas enérgicas y expeditivas contra los artífices del autoritarismo en Venezuela".

"¡Qué carajo nos importa a nosotros lo que diga Trump!", replicó Maduro.

La oposición, que no participó en el voto, convocó a protestas este lunes en todo el país y el miércoles en Caracas, contra la instalación de la Constituyente.

"No reconocemos este proceso fraudulento, para nosotros es nulo, no existe", dijo el líder Henrique Capriles, al llamar a nombre de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a las protestas.

Dos adolescentes están entre la decena de fallecidos durante las protestas contra la elección, que en muchos casos fueron una batalla campal con un cruce de bombas lacrimógenas, perdigones, piedras y cócteles molotov.

Un candidato a la Constituyente murió la noche del sábado, pero aún no se sabe si hay un móvil político. Con esta espiral de violencia llegan a unos 125 los muertos en cuatro meses de protestas que exigen la salida de Maduro.


AISLAMIENTO INTERNACIONAL

Colombia, Panamá, Perú, Argentina, Costa Rica y México anunciaron que desconocerán los resultados de la Constituyente. Brasil hizo un llamado a las autoridades venezolanas para que suspendan su instalación.

"El gobierno se prepara para un escenario de aislamiento internacional severo e intenta unificar sus cuadros contra el enemigo externo", opinó el analista Luis Vicente León.

"Esta Constituyente nace bañada en sangre. Nace ilegítima porque es muy difícil poder auditar la cantidad de personas, pero técnicamente podemos verificar que hubo muchas irregularidades", aseguró el analista Nícmer Evans, socialista crítico de Maduro.

Pero la excanciller y candidata Delcy Rodríguez aseguró que la Constituyente "no es para aniquilar al adversario", sino para promover el diálogo, según dijo en entrevista con la AFP.

CAVANDO LA TUMBA PROPIA

Maduro y su Constituyente cuentan con apoyo de los poderes judicial, electoral y militar. Pero un 80% de venezolanos rechaza su gestión y 72% su proyecto, según Datanálisis.

"Maduro está muy debilitado y contra las cuerdas. Si respetara la Constitución y llamara a elecciones, el chavismo resultaría perdedor. Con esta apuesta, rechazada masivamente en el país y en el extranjero, intenta ganar tiempo y perpetuarse en el poder", dijo a la AFP, Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano.

Pero para muchos esto podría acelerar el fin del chavismo. "El gobierno lo que hace cada segundo es cavar su propia tumba", aseguró el jefe del Parlamento de mayoría opositora, Julio Borges.
En tono amenazante, Maduro planteó "tomar el mando" de la Fiscalía, luego de que su titular, Luisa Ortega, rompiera con el gobierno y se convirtiera en una de sus principales adversarias.

"¿Qué creen que (la Constituyente) deba hacer con la Fiscalía? Reestructurarla de inmediato, declararla en emergencia y tomar el mando para que haya justicia", sostuvo.

Pese a su discurso radical, Maduro propuso un "diálogo nacional" para resolver la grave crisis política del país, que además sufre escasez de alimentos y medicinas, así como una brutal inflación.

Un diálogo mediado entre gobierno y oposición con mediación del Vaticano fracasó a fines del año pasado.

El presidente anunció que a partir del 6 de agosto se abrirá la inscripción de candidatos a gobernadores y se dijo listo para esos comicios pautados en diciembre próximo.

Las elecciones de gobernadores debían celebrarse en 2016, pero fueron pospuestas cuando la oposición intentaba sacar adelante un referendo revocatorio del mandato de Maduro, que el poder electoral finalmente no autorizó.

Dejá tu comentario