ASUMIÓ LA PRESIDENCIA POR TERCERA VEZ

Lula tras asumir la Presidencia: "dictaduras nunca más, democracia para siempre"

Lula Da Silva asumió la Presidencia de Brasil y aseguró que recibió de Bolsonaro un país "devastado". "Vamos a reconstruir Brasil", prometió.

Luiz Inácio Lula Da Silva asumió este domingo 1 de enero como presidente de Brasil por tercera vez tras los dos primeros períodos consecutivos en 2003 y 2007, y tras vencer al saliente mandatario Jair Bolsonaro en las elecciones de octubre de 2022.

En su discurso tras asumir el mando presidencial en el Congreso, Lula aseguró que recibió un país “devastado” en lo presupuestal y social, así como en la economía y la salud.

“El diagnóstico que recibí en la transición es devastador. Asumo el compromiso de hacer un Brasil para todos y todas. Vamos a reconstruir Brasil”, prometió Lula en su primeras palabras como nuevo presidente del gigante sudamericano.

Lula agradeció al pueblo y “al frente democrático” que “venció en las elecciones ante las amenazas y mentiras contra el pueblo”.

“La decisión de las urnas prevaleció gracias a un sistema electoral reconocido por su eficacia. Fue clave la actitud valiente del Tribunal Electoral para hacer prevalecer la verdad de las urnas sobre sus detractores”, apuntó, en referencia a las críticas de Bolsonaro al sistema electoral y los comicios de octubre del año pasado.

“Hace 20 años asumí por primera vez con la palabra ‘cambio’. Dije que la tarea de mi vida estaría cumplida cuando cada brasileño tuviera tres comidas al día. Quiero repetir este compromiso hoy ante la devastación que sufrió Brasil en los últimos años. Se debe restaurar este país de los derechos y garantías para todos”, insistió Lula, tras reiterar que en los último años hubo “un período de destrucción” del país.

“Nuestra visión del mundo se centra en la solidaridad, el otro sistema era el de la negación de la política. La libertad que ellos pregonan es de oprimir al vulnerable. El nombre de eso es barbarie”, criticó.

“Los controles republicanos volverán a ser ejercidos para asegurar el interés público. No tenemos ánimos de revancha pero vamos a garantizar la ley y quien erró pagará por ello. El mandato que recibimos es responder al odio con amor, al temor y la violencia con las leyes. Dictaduras nunca más. Democracia para siempre”, aseguró Lula y provocó el aplauso de los presentes en el Congreso con sede en Brasilia.

En cuando a políticas sociales Lula dijo que volverá al programa “Bolsa Familia” que “intentará sacar del hambre a 33 millones de personas”.

Y en cuanto a la economía, aseguró que trabajará por la “reindustrialización de Brasil”, para “volver a la primera línea de la economía global, con una política industrial del siglo XXI”. “Brasil como potencia ecológica, con un sistema agropecuario sostenible. Deforestación cero en la Amazonia. Energía sostenible”, apuntó.

Lula habló de reconstruir la educación y la salud, respetar a las minorías indígenas y combatir la desigualdad entre mujeres y hombres.

“Brasil no quiere y no necesita armas en las manos del pueblo, necesita seguridad, educación y cultura para ser un país más justo. Bajo la protección de Dios inauguro este mandato diciendo que la fe puede estar en todas las casas. Todos podrán ejercer libremente su religión”, comentó.

En cuanto a la salud, aseguró que en Brasil “hubo una actitud criminal de un gobierno negacionista sobre la pandemia del Covid-19, cuya actitud debe ser investigada y no quedar impune. Termina un gobierno insensible con la vida. Vamos a recomponer el presupuesto en la salud y en la educación”.

En el plano internacional, Lula agregó: “Trabajaremos por la revitalización del Mercosur y la Unasur. Reconstruir el diálogo activo con Estados Unidos, Europa, China y los países de Oriente, así como la cooperación con los países de África, rompiendo el aislamiento de los últimos años”.

“Reafirmo la convicción de que la política en su más elevado sentido es el mejor camino para el diálogo entre los países divergentes. Negar la política, criminalizarla, es el camino de la barbarie y la tiranía. Mi misión más importante será honrar la confianza recibida y responder a un pueblo sufrido. Con la fuerza del pueblo y la ayuda de Dios reconstruiremos este país”, finalizó Lula.

Segundo discurso y lágrimas de emoción.

Luego del acto en el Congreso Lula se trasladó al palacio de Planalto, sede de la Presidencia, donde volvió a hablar, esta vez dirigiéndose a los miles de seguidores que lo esperaban en la explanada.

Allí se emocionó hasta las lágrimas y tuvo palabras especiales para quienes participaron del el movimiento que lo apoyó cuando estuvo preso, acusado de cometer delitos de corrupción. Finalmente la Justicia anuló los juicios en su contra.

LULA ORATORIA

Dejá tu comentario