Deportes Suárez | Barcelona

¿Luis Suárez otra vez gordo? El salteño y su familia responden a los rumores maliciosos

Volvió a los entrenamientos de Barcelona tras cuatro meses de ausencia por lesión.

Luis Suárez empezó feliz esta semana porque España abrió las puertas al desconfinamiento y se reencontró con sus compañeros en la ciudad deportiva del Barcelona. El 8 de enero se había lesionado en el partido ante Real Madrid por la Supercopa de Eapaña.

Parecía perderse gran parte de la temporada. Pero la crisis del coronavirus le permitió recuperarse en tiempo y forma para que el equipo ( y la selección uruguaya con Eliminatorias a su frente) pueda contar con él.

En la temporada anterior, el jugador había regresado con unos kilos de más y le costó volver a su peso ideal. Pero a pesar de ello Suárez sí respondió con goles y asistencias.

Ya no es el delgadísimo joven que llegó a Groningen. El biotipo cambió y las exigencias también. Su cuerpo ha ido cambiando conforme iba llegando a la tercera década de vida. En los últimos años, algunos lo llaman "gordo" por su tendencia. La mayoría lo hace en forma de broma cariñosa. El caso más notorio es el de Neymar que se ha burlado de él en forma pública, aunque más allá de eso hay mutua y probada admiración.

El precedente de 2019 pesa toneladas en un club en el que se exige entrega al mil por ciento de profesionalismo y rigor.

En enero, Suárez cumplió 33 años, y a principios de temporada muchos medios avizoraban un futuro fuera del Barca, tal vez en la Major Soccer League, o cuando menos perdiendo pie paulatinamente ante estrellas emergentes. Una señal ha sido el insistente anuncio de la llegada de Lautaro Martínez desde Inter, alguien a quien se considera un posible partnet para Messi, es decir el lugar que hasta ahora ha ocupado el uruguayo.

No es fácil tener los focos del Barcelona sobre la cabeza. Si algo lo dejó en claro es el escándalo por la contratación de la empresa I3Ventures por campañas de desprestigio en medios y redes sociales contra dirigentes y jugadores significativos. La justicia investiga al presidente Bartomeu como cerebro detrás de dichas maniobras.

Esta vez Suárez no se calló cuando comenzaron los tuits burlones mostrando fotos suyas bajando de la camioneta rumbo al entrenamiento. A cuatro meses sin jugar, su esposa Sofía Balbi posteó en Instagram una celebración por el posible regreso a las canchas en el futuro pròximo.

El video muestra a Suárez sin camisa, en un evidente contraste con las sospechas que dejaba la imagen que circuló maliciosamente por Twitter.

Como respuesta, Sofía Balbi escribió: “Que lindo verte con lo que más te gusta otra vez!”

El salteño no dijo nada. Simplemente respondió todo con dos emoticones. la cancha después hablará por él.

img_sescario_20200506-231859_imagenes_md_otras_fuentes_whatsapp_image_2020-05-06_at_231815-0118-kJcC-U481007537685EiG-572x1238@MundoDeportivo-Web.jpeg

Dejá tu comentario