Internacionales

Liceo danés criticado por seleccionar alumnos en función de origen étnico

Los alumnos son escogidos observando si tienen "un apellido danés", pero este criterio es utilizado de manera "flexible".

Un liceo danés suscitó críticas este miércoles por organizar sus clases según el origen étnico de los alumnos, esperando retener así a los blancos de origen danés.

El liceo Langkaer en Tilst, de los suburbios de Aarhus, afirma que fijó en 50% la proporción máxima de alumnos de origen extranjero en tres clases de primer año para evitar que los alumnos blancos se vayan. Las otras cuatro clases restantes no reciben adolescentes originarios de la inmigración.

El provisor, Yago Bundgaard, rechazó cualquier acusación de discriminación y afirmó que el objetivo es mantener una pluralidad étnica en el colegio, pero evitando que se vayan los alumnos blancos.

"Para que haya una verdadera integración en una clase, se requieren efectivos suficientes de cada grupo", declaró al organismo público de televisión DR, y añadió que optó por "la solución menos mala".

El liceo, que recibía 25% de alumnos de origen extranjero en 2007, vio esta proporción aumentar a 80% entre los nuevos de primer grado al inicio del año escolar 2016.

Los alumnos son escogidos observando si tienen "un apellido danés", pero este criterio es utilizado de manera "flexible", precisó el provisor.

La ministra de Educación Ellen Trane Nørby anunció que pidió al liceo precisiones para garantizar que la ley sea respetada y dijo examinará la posibilidad de preparar un proyecto de ley para garantizar la pluralidad étnica en los liceos.

DISCRIMINACIÓN POSITIVA. En rankings de universidades, la diversidad relativa al origen étnico de los alumnos, el continente del que provienen y su sexo, se puntúa positivamente. Así, una mujer sudamericana tiene mayor probabilidad de ser admitida en una universidad norteamericana que otra mujer europea, con el mismo perfil.

La Corte Suprema de Estados Unidos legisló la legitimidad de la acción afirmativa para la entrada a la universidad, un mecanismo emblemático que favorece a los estudiantes provenientes de minorías étnicas.

Sus promotores afirman que es el único medio para garantizar la diversidad en el mundo educativo y más en general en los diferentes sectores de la sociedad.

En este caso, la CSJ estadounidense analizó la apelación de Abigail Fisher, una estudiante que afirma haber sido rechazada en la universidad de Texas porque es blanca.

En esta institución, el número de afro-estadounidenses casi se duplicó desde 2004 a 2007 gracias a la acción positiva, aunque éstos no superan un 6% del total de estudiantes.

Concretamente, la universidad puso en práctica un sistema híbrido, que permite el ingreso a primer año al 10% mejor clasificado de su clase.

Para un cuarto de los lugares restantes, el sistema de admisión toma en consideración un conjunto de elementos, incluido el origen étnico.

 

AFP y Subrayado

Foto ilustrativa. AFP. Graduación Stanford. 

Dejá tu comentario