Policiales Corrupción | Villarejo | Castillo Idiarte Borda | lavado | espionaje

Liberado en España el excomisario que lavó millones en Uruguay; compró Castillo Idiarte Borda y otros inmuebles

Involucrado en una trama de corrupción y espionaje, llegó a América Latina e invirtió US$ 16.5 millones en dinero sucio

"Criterios creativos" se llamaba la empresa que abrió el excomisario José Manuel Villarejo y usó para comprar el Castillo Idiarte Borda en US$ 720.000.

El inmueble -que fue residencia del expresidente a fines el siglo XIX- es Patrimonio de la Nación y estaba en situación de abandono.

En 2012, el Estado uruguayo firmó con el nuevo propietario un comodato : haría uso del bien sin pagar alquiler a cambio de encargarse de la reparación y mantenimiento de las instalaciones. El acuerdo ya expiró y ahora las autoridades intentan recuperar la propiedad.

Villarejo también compró un hotel en Punta del Este y una casona en Punta Carretas. Su gira -que empezó en 2007- comprendió otros países, donde hizo lo mismo, informa El País. En total invirtió en unas 50 propiedades.

El 3 de noviembre de 2017 fue detenido en el marco de la "Operación Tándem". Este miércoles se decidió excarcelar al policía ante la imposibilidad de que fuera condenado antes de cumplir el máximo de cuatro años de prisión preventiva que contempla la legislación, como ejemplo del “riesgo cierto y elevado de reiteración de conductas delictivas” por parte de Villarejo.

Villarejo tiene 69 años. Fue comisario del Cuerpo Nacional de Policía.

El expediente judicial - por organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales- es en parte catalogado como secreto de Estado, ya que Villarejo es acusado de firmar parte de varias conspiraciones. Las actuaciones policiales de las que se le acusa van en muchos sentidos: contra el independentismo catalán, el rey Juan Carlos, y el dirigente de Podemos Pablo Iglesias.

Villarejo y sus secuaces vendían secretos, producto del espionaje y extorsión. Está imputado en una treinta de causas y ahora en España se sostiene que Villarejo intentará arrastrar con él a algunos de sus "clientes", quienes pagaban el trabajo hecho contra adversarios o dirigentes que podrían ser determinantes en la forma de acuerdos comerciales.

Las imputaciones son muchas, la mayor parte diferentes piezas separadas del sumario de la Operación Tándem.

Pero según El País de Madrid Villarejo está involucrado en el caso del "Pequeño Nicolás" y por el supuesto apuñalamiento de una mujer, la doctora Elisa Pinto.

Directivos de grandes empresas como Repsol, Iberdrola, o Caixabank, mandos policiales y políticos deberán ir a declarar junto a él en el futuro inmediato, dice el principal diario español. Todos aparecen citados en los "documentos ingentes" en poder de Villarejo.

Dejá tu comentario