InternacionalesChile | Augusto Pinochet

Lesiones oculares y ceguera, las marcas de las protestas en Chile

Casi 200 personas presentaron heridas oculares tras las protestas en Chile, un récord que supera el de algunas zonas en conflicto en el mundo.

Carlos Vivanco tiene 18 años y es estudiante en Chile.

Hace tres semanas perdió la visión total en su ojo izquierdo, cuando se unió a una protesta en su barrio contra el gobierno de Sebastián Piñera.

Mientras corría para evitar a la Policía, recibió ocho perdigones en su cuerpo, incluido el que le cegó el ojo.

"Me di vuelta, para ver de dónde estaban disparando, me doy vuelta y se me cierra el ojo, al momento no sentí nada solo sentí que se me cerró el ojo y no lo podía abrir. Después veo que estoy goteando sangre y me toco y tengo la cara bañada en sangre", dice

El derecho se salvó por poco: otro perdigón quedó incrustado en el lagrimal.

"La verdad que tengo más rabia que miedo, más odio que pena y es contra esas personas que están ahí afuera disparando, mutilando a la gente, torturando".

Carlos es apenas uno de las casi 200 personas con heridas oculares en las protestas en Chile. Un récord que supera el de algunas zonas en conflicto en el mundo.

"Llevo 20 años haciendo turnos como médico oftalmólogo nunca había ocurrido, en la historia de Chile yo creo que tampoco nunca ha ocurrido y lamentablemente tenemos el triste récord mundial del número de caso de ceguera. Mucho más que zonas de conflicto como Hong Kong o lo que ha pasado con los chalecos amarillos en Paris o España o la misma guerra de Palestina", asegura Mauricio López, Oftalmólogo en Unidad de Trauma Ocular del Hospital Salvador.

César Callozo es otro de los lesionados. Fue herido cuando tocaba su tambor en una protesta, junto a otros músicos.

"Había un ambiente muy lindo, de repente solamente sentí el golpe en el ojo, me caí al suelo, me dolió me retorcí un poquito en el suelo, después el dolor se fue, se me durmió la cara, me puse de pie y grité que no me iban a ganar", recuerda.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos cifró en 197 las personas con daño ocular, especialmente por disparo de escopetas de perdigones, pero también con otras armas, como lanzamiento de bombas lacrimógenas.

El gobierno defendió el accionar de la policía ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aunque se comprometió a "acotar" el uso de perdigones.

Los manifestantes reclaman cambios profundos en el sistema de pensiones privado, y la reforma de la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

A casi un mes de movilizaciones, las protestas siguen en pie.

Dejá tu comentario