Nacional MIDES | situación de calle | Pobreza | Marina Arismendi

Las renuncias en el Mides dificultan la ejecución de sus programas sociales

En el último año 350 trabajadores dejaron sus puestos.Y ahora sale a luz la polémica por el presunto incremento de personas "sin techo".

Un Ministerio de Desarrollo Social afectado por la renuncia de 350 funcionarios en el último año debe afrontar el desafío de atender un número indeterminado de gente en situación de calle, algo que desde el gobierno se percibe como un fenómeno en crecimiento.

La situación es complicada, y si bien la subsecretaria Ana Olivera reconoció la pérdida de funcionarios, aseguró que cumplen con las tareas asignadas.

El incremento de personas sin techo impactó en los últimos días al conocerse que el intendente de Montevideo y potencial presidenciable frenteamplista, Daniel Martínez, escribió una carta al presidente Tabaré Vázquez, en la que mencionaba el problema que esto generaba a nivel de espacios públicos.

La carta fue deslizada a los medios y vista como una crítica dentro del oficialismo a las políticas sociales. El planteo -publicado por Búsqueda- se salteaba los canales naturales de trabajo conjunto entre el municipio y el Mides, por ejemplo el programa Intercalles.

En rueda de prensa el jefe comunal confirmó el mensaje y atenuó la crítica. Aseguró que la carta buscaba "sensibilizar" al presidente.

Días después, Vázquez puso paños fríos a la hipótesis disidente señalando que desde hace tiempo"viene hablando" del tema con el intendente Martínez. En una admisión de los hechos concluyente, el jefe de Estado remarcó que varias secretarías de Estado están trabajando en forma conjunta en busca de soluciones.

El tema también llegó al secretariado Ejecutivo del Frente Amplio. Se analizó el último informe del Instituto de Estadistica (INE) en el que se estima el índice de pobreza en 7.9%, un guarismo considerado bajo por los dirigentes del oficialismo,.

PROBLEMA

Fuentes de gobierno y del oficialismo explicaron a Búsqueda que las deserciones de funcionarios se dieron por una mezcla de situaciones: el reordenamiento presupuestal de contratos -que determinaron ofertas de menores imgresos-, el hallazgo de mejores empleos y renuncias por desacuerdos o incomodidad por el clima laboral.

Creado en 2005, el Mides ha tenido tradicionalmente una minoría de funcionarios presupuestas. En mayor medida, los trabajadores eran contratados, algunos en forma individual pero fundamentalmente a través de ONGs.

El ministerio contaba con 574 funcionarios, de los cuales 483 son presupuestados, según la Memoria Anual divulgada en el mes de marzo. Hay 52 personas en situación de provisoriato y 39 con contratos de trabajo.

Durante años no se supo a ciencia cierta cuántos contratados había a través de ONGs.

Además, en julio de 2017, la directora general de Secretaría, Graciela Mazzucchi, informó al Parlamento que el Mides trabaja con 196 organizaciones que ocupaban a 2.482 empleados.

Esto muestra el nuevo escenario y la necesidad de ordenar el gasto de los últimos años.

Sobre fines de mes, el Mides difundirá los resultados del programa Intercalle. En la reunión del secretariado del FA, Julio Bango, director del Sistema de Cuidados, dio a sus colegas un informe del perfil de las personas en situación de calle.

Los últimos datos conocidos son del año 2016. Entonces había 1.651 personas en situación de calle, de las cuales 556 dormían a la intemperie.

Embed

En la memoria anual de 2017, presentada en marzo, hay una pista de la actualización: el equipo móvil del Mides atendió a 1.047 personas. No fue un relevamiento, sino una reacción ante situaciones concretas.

El debate tuvo un preámbulo cuando en abril un padre denunció que pidió refugio en el Mides para él y su hijo. Según dijo, se les negó el ingreso porque las instalaciones no estaban preparadas para hombres con hijos menores de edad.

"No es lo habitual", explicó la ministra de Desarrollo Social Marina Arismendi en su momento.

Embed

En esa ocasión, la dirigente comunista dio la cara y conformó a la dirigencia de parte del Frente Amplio con su respuesta.

En su editorial Búsqueda da cuenta de la intervención de Arismendi el jueves 12, en medio de una rueda de prensa de la directora de INAU Marisa Lindner, a quien se estaba consultando sobre la cantidad de personas que pernoctan en la vía pública.

La nota cuenta que dos funcionarias de comunicación del gobierno, al ver que Lindner estaba siendo consultada por el tema, fueron a buscar a la ministra.

Arismendi irrumpió en escena y la atención y las preguntas sobre gente en situación de calle se desviaron hacia ella.

Al ser consultada, la funcionaria decidió no responder las insistentes preguntas. Por el contrario saludó con tono burlón, acarició la cara de una periodista de televisión que intentaba consultarla y le terminó dando un beso en la mejilla antes de irse.

Dejá tu comentario