Sociedad Rocco Morabito | mafia calabresa | Brasil

La vida de Morabito en Brasil: perfil bajo y caminatas por las playas de Paraíba

Después de fugarse de Uruguay, el ex capo de la mafia calabresa, Rocco Morabito, pasó los últimos dos años viviendo en un hotel de la playa de Tambú.

El mafioso italiano, Rocco Morabito, vivía en un hotel de Praíba en el nordeste de Brasil cuando fue detenido por efectivos del país vecino. El ex capo de la mafia calabresa fue extradito a Italia.

Tranquilo, gentil, amable, sonriente y "mano abierta". Así se comportaba, según el portal de noticias Uol, el mafioso italiano Rocco Morabito, de 54 años, uno de los narcotraficantes más buscados del mundo, en el piso Ecco Summer, en la playa de Tambaú, en João Pessoa.

Morabito, condenado a 103 años y buscado desde 1995 en Italia, fue capturado por 12 policías federales de Brasil alrededor de las 2:30 pm del lunes (24) en una habitación del 3er piso, donde otro mafioso, Vincenzo Pasquino, también terminó arrestado.

El hotel es famoso y está ubicado en una de las playas más populares de la capital de Paraíba. Los dos italianos detenidos están acusados de formar parte de la mafia calabresa.

Según un funcionario del hotel, Morabito no resistió el arresto, pero pasquino trató de escapar pero lo atraparon. Un tercer hombre que estaba con ellos logró fugarse.

En el dormitorio con los italianos también había un agente inmobiliario identificado como Anselmo, quien les alquiló las habitaciones a los mafiosos. Morabito vivía solo en el 3er piso, los otros dos en le cuarto.

Quienes trabajan en el hotel dijeron que Morabito era muy educado, atento, pasaba la mayor parte del tiempo en su habitación y las pocas veces que salía, caminaba por la playa en la mañana, tomaba el sol, pero regresaba rápido.

El italiano no solía ir a un restaurante y usaba el servicio de entrega de alimentos a la habitación. Dicen que hablaba muy bien portugués y era una "mano abierta", ya que siempre entregaba propinas de hasta 100 reales al personal encargado de la limpieza.

Era reservado, no mostraba nada de oro y el personal lo consideraba un hombre sencillo.

Dejá tu comentario