Show Carrá

La actriz y cantante italiana Raffaella Carrá murió a los 78 años

En 2020 había apoyado la producción de "Explota, Explota", una película española que homenajea su gran trayectoria como cantante

La actriz nacida en Bolonia murió esta semana aquejada de un cáncer de pulmón del que nunca informó a su colonia de fans. No quería preocuparlos.

Se llamaba en realidad Raffaella Pelloni. Con ese nombre comenzó precozmente su carrera como actriz en los años 50. Debutó en la gran pantalla a los 9 años en "Tormento del pasado". Después de esta experiencia Raffaella dejó el colegio de monjas se matriculó a los quince años en el Instituto de Cinematografía, formándose como bailarina.

Trabajó en cine de autor. Por ejemplo compartió espacio con Marcello Mastroianni en "Los Compañeros" (1963) de Mario Monicelli.

Luego probó suerte en Hollywood siguiendo los pasos de sus coterráneas Gina Lollobrigida, Sofía Loren y Virna Lisi. Carrà apareció en la película "El coronel Von Ryan" (1965) junto a Frank Sinatra, Edward Mulhare y Trevor Howard.

No le gustó vivir en Los Ángeles y volvió a Italia cuando las propuestas para cine y TV empezaban a llegar.

El director Dante Guardamagna la convenció de cambiarse el apellido por el más efectista Carrá, en honor a un pintor que admiraba, Carlo Carrá. Actrices como ella había muchas. Se dio cuenta que debía volver a sus raíces como bailarina.

A puro golpe de nuca y trajes lamé, en los 70 se reconvirtió en una show-woman de fama mundial gracias a hits como o "A far l'amore comincia tu", "Tanti Auguri" o "Caliente, caliente", "Luca" y muchos otros.

Su asociación en la vida afectiva y artística con el autor Gianni Boncompagni resultó fundamental para que Raffaella explotara como artista integral, presentadora de TV, cantante, bailarina y personaje del jet-set internacional con muchos seguidores en América Latina.

También otra de sus parejas Sergio Japino, coreógrafo y director, resultó fermental en la proyección su talento.

Tal fue la influencia de ambos, que Carrá siguió trabajando con ellos más allá de separaciones y divorcios.

Embed

Precisamente Japino confirmó a medios italianos y en redes sociales la muerte de la diva: "Raffaella nos ha dejado, nos ha dejado. Se ha ido a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento brillarán para siempre".

Carrá fue un personaje extraordinario. Nunca tuvo hijos, pero adoptó a la distancia a decenas de niños en todo el mundo, a quienes apoyó en su educación y vida personal.

Las desinhibidas letras de sus canciones y sus puestas en escena -con ombligo al aire incluido- generaron resistencia en sectores conservadores. Para algunas presentaciones se vio obligada a cambiar algunas letras. Frases como "para hacer bien el amor hay que venir al sur" (pasó a ser "para enamorarse bien...") o "sin amantes esta vida es infernal" ("sin amores esta vida...", debieron bajar un cambio para amoldarse a potenciales bailarines con más prejuicios.

Incluso el Vaticano -el papa Pablo VI en persona- llegó a censurar Tuca-Tuca, una de sus canciones más populares por sus connotaciones sexuales.

Embed

Su programa de TV "Canzoníssima" en la RAI fue la cabecera de playa para que Carrá desembarcara en Sudamérica en 1978. Tuvo sus propios programas especiales en Perú y Argentina, al tiempo que participó varias veces con un éxito descomunal en el programa chileno Sábado Gigante conducido por Don Francisco. Allí fue coronada Reina de Viña del Mar en 1982 y la dictadura de Pinochet resolvió mirar para otro lado y admirar sus contoneos sobre el escenario sin censurar ni atribuir intenciones subversivas.

En 1977, Raffaella contó a la revista Interviú que fue votante desde siempre del Partido Comunista. El personal que trabajaba para ella lo sabía bien: en las giras abordaba a cualquiera de su troupe para preguntarle sobre sus condiciones de trabajo y se enojaba con los productores si pagaban poco o los contratos eran precarios.

La movida madrileña -amante del kitsch por excelencia- la recibió con hurras. España le abrió las puertas de par en par. Allí hizo "Señoras & Señores" y años después "Hola Raffaella". Su mercado hispano hablante era tan o más importante que el de origen.

Los 80 fueron años de afianzamiento como figura internacional. Para su retorno a la RAI se registran cinco especiales titulados "Millemilioni" filmados en coproducción con las televisoras estatales de los países participantes del proyecto: Italia, Unión Soviética, Reino Unido, México y Argentina.

"Raffaella Carrá Show" y "Weekend of Raffaella" son algunos de los programas de televisión que le proponen en los años siguientes, talks shows con música e invitados internacionales, un estilo que luego siguieron otras figuras como Susana Giménez en el Río de la Plata.

En los cínicos años 90 las puestas de la ya veterana Raffaella sonaban naif y comenzaron a perder pie. Durante el nuevo siglo la carrera de la diva italiana se fue poniendo en pausa hasta que en la última década sus apariciones públicas se hicieron más esporádicas.

En 2016 realizó sus últimos especiales de TV. Para entonces no necesitaba las acrobacias de años antes. Se había convertido en un tótem cultural.

El último disco en salir a la venta fue "Ogni volta che è Natale" (2018). Grabó sola y en sociedad con otros artistas unos 30 discos desde 1970.

Tal vez muchos contenidos de sus canciones no hayan envejecido bien. Pero con el paso de los años su legado ha revivido en cierto sector de la industria cultural y más de un karaoke conserva sus letras y músicas para amenizar los brindis de madrugada.

Una muestra de esa nostalgia, es "Explota, explota", un film de producción ítalo español cuyo título remite al estribillo de una de sus canciones más inolvidables.

Entre noviembre de 2019 y enero de 2020 se realizó el rodaje de la comedia musical protagonizada por Ingrid García-Jonsson, con Verónica Echegui, Fernando Guallar, Pedro Casablanc, Fernando Tejero y Natalia Millán.

El film es una historia de liberación, de las muchas que proclamaba Raffaella en sus canciones: María, una chica que deja a su novio en el altar y emprende un viaje de autodescubrimiento por Madrid. Toda la banda de sonido gira en torno a la proteica discografía de Carrá

La película está dirigida por Nacho Álvarez -uruguayo, hermano del también director Fede Álvarez- y se estrenó en 2021.

El cineasta visitó a Raffaella en su casa y le pidió su bendición. Ella aceptó encantada.

Temas

Dejá tu comentario