Casavalle | prisión | Chingas | inseguridad | Los Chingas

Jairo Sosa, líder de "Los Chingas", fue condenado a ocho años de prisión en juicio abreviado

Fue responsable del desalojo de 110 familias de Casavalle y estuvo 4 meses en el Vilardebó por asesinar a su abuelo

Jairo Sosa, integrante de la banda "Los Chingas", fue condenado a ocho años y medio de prisión mediante una acuerdo con sus abogados, confirmó el fiscal Juan Gómez a El Observador.

Estaba bajo acusación de un homicidio cometido el 21 de agosto de 2018.

Sosa aceptó su responsabilidad en lo ocurrido y, a cambio, recibió una pena algo menor.

El fiscal Gómez entiende que esa disminución es poco significativa y se mostró conforme con la resolución del caso.

La víctima de Sosa fue identificada como Jonathan Ferreira, con quien tuvo un enfrentamiento en prisión.

Sosa y Ferreira salieron de prisión casi al mismo tiempo. Cinco días después de la liberación, Sosa fue en busca de Ferreira. Lo encontró en el Pasasaje 306 de Los Palomares y lo asesinó de dos disparos.

Lo detuvieron el 5 de setiembre. Un comando de la Dirección de Información Táctica irrumpió en su vivienda, ubicada en el pasaje 316 de Casavalle, y lo capturó con una pistola 9 milímetros y un cargador que no tenía las municiones colocadas. Para cometer el asesinato usó una pistola robada a un policía en 2016.

El homicida, de 23 años, es hijo de Mónica Sosa, líder del crimen organizado en el barrio Casavalle. Jairo y su madre fueron responsables del desalojo de 110 familias en Casavalle.

Sosa tiene varios antecedentes penales, entre ellos el asesinato de su abuelo Waldemar Ross, de 68 años, con quien discutió por el acoso que "Los Chingas" ejercían a los restantes del barrio.

En abril de 2017 fue declarado inimputable y fue enviado al Hospital Vilardebó. Cuatro meses después estaba libre.

Dejá tu comentario