Policiales Interpol | Policía | Neptunia

Interpol se sumó a la búsqueda de Andrea Panini en Neptunia

La mujer salió de su casa el jueves y no regresó, la policía rastrea las cámaras de la zona y familia, amigos y vecinos realizan rastrillajes.

Interpol se sumó a la búsqueda de Andrea Panini, la mujer de 43 años que salió el jueves de su casa en Remanso de Neptunia rumbo al juzgado de Altántida y no regresó. Andrea tenía un dispositivo electrónico por denuncias de violencia doméstica contra su ex, que dejó en la casa junto a su celular. El hijo de once años quedó al cuidado de un vecino.

Este domingo, policías de Canelones, detectives de Interpol y personal de la Armada Nacional se sumaron a los rastrillajes en Neptunia, Pinar Sur y Balneario Argentino para intentar dar con el paradero de Andrea Panini, la mujer argentina de 43 años que está denunciada como ausente desde el jueves 10 de junio.

Ese día al mediodía Andrea dejó a su hijo de 11 años al cuidado de un vecino de Remanso de Neptunia y dijo que volvía sobre las 15 horas. Dejó su bicicleta atada en el peaje del Arroyo Pando. El martes de esa semana había ido al juzgado de Altántida a presentar una documentación para poder viajar junto a su hijo a Argentina. Tenía un dispositivo electrónico a raíz de denuncias de violencia doméstica contra su ex pareja y padre del hijo quien tiene colocada la tobillera. Cuando se fue, Andrea dejó el dispositivo y su celular en la casa. Llevaba una cartera negra y un pantalón blanco.

Alrededor de la medianoche, como la mujer no regresaba se hace la denuncia en la comisaría 22 de Salinas. Un día antes de su desaparición la policía supo que Andrea había estado reunida con su abogado en la terminal de Tres Cruces.

Desde el viernes, vecinos, amigos y familiares de Andrea organizaron grupos de rastrillaje en arroyos, costa, campos y descampados sin resultados positivos al momento.

La policía no tiene registros de que la mujer haya salido del país de forma legal, en tanto se pudo comprobar que su ex estuvo todo el tiempo en Rocha donde reside ya que tiene tobillera, la policía inspeccionó su casa y no encontró nada irregular.

Andrea es instructora de yoga y desde que se separó del padre de su hijo vive en Neptunia junto al niño. Según pudo confirmar Subrayado, el caso fue derivado al departamento de personas ausentes de Interpol que ahora se encarga de analizar el celular de la mujer y rastrear cámaras de la zona. El año pasado Andrea tuvo una denuncia similar por averiguación de paradero.

Dejá tu comentario