MUNDIAL QATAR 2022

Inglaterra y Estados Unidos clasificaron y se definen los primeros enfrentamientos de Octavos

Los ingleses vencieron a los galeses y los estadounidenses a los iraníes este martes, definiendo así las posiciones en el Grupo B.

Con un gol de su figura Christian Pulisic, Estados Unidos logró el martes una angustiosa victoria 1-0 ante Irán en un duelo de alta tensión que selló su clasificación a los octavos de final del Mundial de Qatar 2022.

Pulisic, delantero del Chelsea, anotó en el minuto 38 el gol de un triunfo imprescindible para que Estados Unidos, que concluyó en segundo lugar del Grupo B, se citara con Países Bajos en el cruce de octavos del sábado.

Embed

Inglaterra (7 puntos), que venció 3-0 a Gales (1), finalizó en la primera posición del grupo, seguida de Estados Unidos (5), Irán (3) y Gales (1).

El gol de Pulisic, que sufrió un fuerte choque en esa acción por el que fue sustituido, resolvió un partido envuelto en una fuerte carga política pero que se desarrolló sin incidentes entre los futbolistas, que se saludaron amistosamente antes del pitido inicial.

El estadio Al Thumama, con 42.127 aficionados en las gradas, fueron una olla a presión, sin un segundo de respiro en las gradas, en un ensordecedor ambiente mezcla de tensión mundialista y de décadas de enemistad política.

A Estados Unido solo le servía la victoria para avanzar mientras a Irán podía bastarle con un empate para clasificar a sus primeros octavos de final.

Además de su trascendencia futbolística, el partido estaba rodeado de tensión por el conflictivo historial entre ambos países, que rompieron relaciones diplomáticas después de la Revolución Islámica en Irán de 1979, y por las actuales protestas contra el régimen de Teherán motivadas por la muerte de una joven en custodia policial.

Los jugadores iraníes volvieron a entonar sin entusiasmo su himno nacional, como ya hicieron en su segundo partido. En su estreno frente a Inglaterra se negaron a hacerlo, en un gesto interpretado como de solidaridad con las manifestaciones duramente reprimidas en su país.

Para el equipo estadounidense, ausente en Rusia-2018, el juego tenía también una enorme importancia, decidido como está a brindar una inyección de ilusión a su país de cara al Mundial que coorganizará en 2026.

El propio presidente Joe Biden envió un mensaje de apoyo a sus futbolistas antes del juego: "Todos estamos detrás suyo".

El inicio del juego dio paso a una abrumadora e incesante sinfonía de vuvuzelas, pitidos y cánticos.

En la pugna por dominar el ambiente, los aficionados iraníes, ruidosa mayoría en las tribunas, trataban de apagar los gritos de 'USA' cada vez que emergían.

Estados Unidos, que se siente más cómodo concediendo la iniciativa y explotando la verticalidad de sus jóvenes jugadores, tenía el reto de construir juego y oportunidades.

Bajo el mando de Adams y McKennie en el centro del campo, la escuadra norteamericana lograba combinar con facilidad hasta el área rival pero no capitalizó las primeras opciones de Yunus Musah Pulisic y Tim Weah.

Irán apenas dio un pequeño susto en el minuto 20 con un balón a la espalda del central Cameron Carter-Vickers, gran novedad del once inicial, pero su compañero Tim Ream logró interponerse en la carrera del peligroso Sardar Azmoun.

Los avances estadounidenses lograron frutos en el minuto 38 con un servicio largo de McKennie a la irrupción por la derecha de Sergiño Dest, que centró con la cabeza a la llegada por el centro de Pulisic, que alcanzó a remachar antes de chocar con fuerza contra el arquero Alireza Beiranvand.

Futbolistas y aficionados estadounidenses festejaron a lo grande el gol mientras Pulisic, apodado 'Capitán América' por las veces que ha salvado a su equipo, era atendido en el suelo por el golpe.

El delantero, que quiere reivindicarse en Qatar después de meses complicados en el Chelsea, volvió al césped tras anotarse su primer gol mundialista pero fue sustituido en el descanso.

A la vuelta del vestuario, el veterano técnico Carlos Queiroz mandó a Irán adelantar líneas y no tardó en poner en problemas a la pareja de centrales norteamericana, que nunca había jugado junta.

El recién ingresado Saman Ghoddos tuvo dos grandes oportunidades casi consecutivas, primero con un cabezazo alto tras ganarle la posición a Dest y después con una volea de primera que salió rozando el palo.

Aferrándose al resultado que buscaba, Estados Unidos realizó cambios defensivos para atrincherarse pero no pudo evitar dos últimos grandes sustos en el descuento con un cabezazo de Morteza Pouraliganji que rozó el palo y un penalti reclamado por Mehdi Taremi.

Estados Unidos sobrevivió al taquicárdico final y regresará a los octavos de final de la mano de la generación más prometedora de su historia.

Ingleses frente a galeses

Rashford, que logró un doblete, participó en los tres goles. Anotó el primero de tiro libre (50), mientras que en la siguiente jugada robó un balón en una acción que terminó con un tanto de Phil Foden (51).

Para clausurar una noche redonda, marcó el tercer gol en una jugada personal en la que se deshizo de la defensa galesa (68).

Con este triunfo, Inglaterra encabezó la llave, con siete puntos, seguida, con cinco, de Estados Unidos, que derrotó a Irán por 1-0, y que se medirá en octavos a Países Bajos, que terminó líder del Grupo A.

Inglaterra impuso su calidad desde el inicio, ante un equipo más físico como Gales, al que solo un milagro clasificaba a octavos. Pero estaba el orgullo de ganar en un Mundial a su vecino británico.

Los miles de galeses presentes en el estadio Ahmad Bin Ali de Doha pusieron el alma en cantar el himno de su país, 'La tierra de mis padres', con tanta pasión, que parecía que se iban a quedar afónicos.

En su segundo Mundial, el primero desde Suecia-1958, en la única vez que estuvieron, se enfrentaban a sus vecinos, a los que no ganan desde 1984.

Pero el dominio inglés era asfixiante, con un 77% de posesión en los primeros 20 minutos, aunque no se traducía en goles ante una defensa galesa de cuatro bien ordenada.

Pero con ese dominio arrollador, las ocasiones no llegaban, con excepción de una muy clara en el minuto 9, cuando en un pase al hueco, Rashford encontró espacio entre la agrupada defensa rival para quedarse solo ante el portero.

Aunque el guardameta Danny Ward adivinó la intención del delantero del Manchester United y rechazó su remate.

Con las líneas de defensa y del centro del campo muy juntas y encerrados en su terreno, Gales conseguía defender muy bien, sin ofrecer casi oportunidades a Inglaterra, pero al mismo tiempo se antojaba como un milagro que los Dragones ganaran.

Inglaterra pareció encontrar más espacios en la parte final del primer tiempo, con una bella jugada que terminó con un disparo alto de Foden (38) y en un remate de chilena de Rashford (39) que se marchó fuera.

Bale, sin recibir balones, deambulaba por el terreno, mientras su equipo por primera vez a puerta en el descuento, con un disparo dentro del área por parte de Joe Allen, que se marchó alto.

Y el técnico Rob Page decidió cambiar a Bale tras el descanso y dar entrada a Brennan Johnson.

Al inicio de la reanudación fue precisamente Rashford, el gran protagonista de la primera parte, quien cambió el rumbo del partido.

Primero, el jugador del United coló con un tiro libre magistral el balón en las redes galesas (50), marcando el 1-0,

Y después robó un balón al lateral izquierdo galés Ben Davies, llegando rebotado a Harry Kane, que centró desde la derecha para que Foden anotara desde cerca (51).

Con el partido solucionado llegó una jugada magistral de Rashford por la derecha, sin que la pararan los defensas galeses, se metió en el área y batió a Ward por bajo (68).

Rashford, que lleva tres goles en el Mundial, al haber anotado uno en la goleada en el debut ante Irán (6-2), sería sustituido en el minuto 76.

El joven jugador inglés se podía sentir satisfecho. Misión cumplida. Gracias a él, Inglaterra aseguró el primer puesto del grupo.

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario