PRÓXIMO VIVO 18:55HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER
VÍNCULO CON MORABITO

Imputaron a un capitán de la Republicana por trasladar al narco mexicano González Valencia sin orden judicial

Fueron 12 traslados desde Punta de Rieles a la ex Cárcel Central, donde se encontraba recluido el capo de la mafia calabresa, Rocco Morabito.

29 de julio de 2022, 17:19hs

Un capitán de la Guardia Republicana fue imputado este viernes por haber dispuesto varios traslados sin orden judicial del narco mexicano Gerardo González Valencia, que estuvo detenido en Uruguay desde 2016 hasta 2020, cuando fue extraditado a Estados Unidos.

El fiscal de Delitos Económicos y Complejos de 2º turno, Ricardo Lackner, logró la imputación del policía por reiterados delitos de abuso de funciones, por haber dispuesto en 12 oportunidades el traslado de González Valencia de la cárcel de Punta de Rieles a la ex Cárcel Central.

En la ex Cárcel Central se encontraba recluido el capo de la mafia calabresa, Rocco Morabito, y la investigación determinó que ambos se reunieron al menos en dos oportunidades. Desde Fiscalía, se indicó que González Valencia y Morabito tenían vínculos y que la imputación se vincula indirectamente con el caso de la fuga del italiano.

Cada traslado del narco mexicano tuvo un costo para el Estado de 94.000 pesos, porque requería la movilización en un vehículo blindado con el auxilio de 8 a 12 funcionarios armados a guerra, entre otras medidas de máxima seguridad. El argumento para los traslados irregulares era para tener visitas conyugales con su pareja, cuando en el establecimiento donde se encontraba recluido tenía las condiciones necesarias.

Se pudo determinar fue el policía imputado adquirió un teléfono satelital con el cual González Valencia se comunicó en varias oportunidades con México. También que intentó acceder a información del caso vinculándose con otros policías.

Lackner solicitó prisión preventiva, pero la jueza del caso dispuso arresto domiciliario total con uso de tobillera electrónica y la prohibición de comunicación con sus pares, por el plazo de 90 días mientras continúa la investigación. La magistrada argumentó que debido al tiempo transcurrido del hecho no existe riesgo de fuga y en la disposición que ha tenido hasta el momento el imputado con la investigación.

Dejá tu comentario