Internacionales

Hija del amor oculto entre mucama y millonario heredó su fortuna

Una historia de telenovelas pero en la vida real. Hija del amor oculto entre un terrateniente y su criada, la ocultaron y ahora la Justicia le reconoce sus derechos.

 

Como en una telenovela: la criada y el millonario se enamoraron y tuvieron una hija, que fue ocultada por la acaudalada familia dueña de casa. Y no solo eso, el galán fue obligado a casarse con una joven de su clase y la mucama enviada a un pueblo donde nadie supiera quién era el padre de su hija.

El caso ocurrió en Sevilla, España, y tras siete años de litigio Sofía Reguera, de 63 años, la bebé que ocultaron en aquel momento, logró que la Justicia le reconociera el derecho como heredera de la fortuna de su familia paterna, estimada en unos 15 millones de euros, según el diario argentino Clarín.

“Se querían. No fue algo de un día. Mi madre entró a trabajar de empleada en su casa con 18 años y me tuvo con 23”, dijo la mujer al diario español 20 minutos. Según calcularon en la Justicia española, la fortuna de esta familia sevillana estaría valuada en 15 millones de euros.

Según relata Clarín la historia de amor de sus padres comenzó en 1947 cuando Rosario Reguera comenzó a trabajar en la casa de quién luego sería el padre de su hija. A poco de que se conocieran hubo una conexión y la relación amorosa fue creciendo hasta que el embarazo comenzó a notarse.

En ese momento los padres del joven enviaron a Rosario a un pueblo cercano, para que tuviera allí a su bebé y le prometieron que a la vuelta se casaría con el joven. Pero, una vez más, como en las telenovelas, en ese lapso obligaron al muchacho a casarse con una chica de su misma clase social.

De ese matrimonio nació otro hijo, que actualmente litiga con Sofía por la fortuna familiar y que, en 1970 cuando falleció el padre, obligó a quemar el cuerpo rápidamente para que su hermana no reconocida no pudiera hacer exámenes que comprobaran la paternidad.

La Justicia determinó que ese acto de cremar el cuerpo fue “de mala fe” y se ordenó un examen de ADN entre los hermanos, que ratificó que lo son “con un 99,99% de posibilidades”.

“Ha sido un orgullo muy grande que me reconozcan que soy hija de quien soy. La de mis padres fue una historia de novela”, dijo Sofía tras enterarse de la sentencia de la justicia.

Foto: diario español 20 minutos

Dejá tu comentario