Show Boda Real | Harry y Meghan | Príncipe Harry | Meghan Markle

Harry y Meghan ya son marido y mujer: todos los detalles de la ceremonia

Te mostramos el vestido, quienes fueron las celebridades que asistieron, cómo fue la recorrida por las calles de Windsor y un video con un resumen de la ceremonia.

El príncipe Enrique de Inglaterra y la estadounidense Meghan Markle, desde hoy duques de Sussex, se casaron este sábado en Windsor, en una iglesia de San Jorge llena de celebridades, con decenas de miles de personas en las calles y millones ante sus televisores en todo el mundo.

Los novios, cuyas manos permanecieron enlazadas durante gran parte de la ceremonia, pronunciaron sus votos matrimoniales ante el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de la Iglesia anglicana.

resumen novios

Cuando Enrique dijo "I will" (Lo haré), se oyó un rugido de emoción en el exterior del castillo que llegó hasta la iglesia, provocando risas de los asistentes.

Al acabar la ceremonia, la pareja se besó en las escaleras de la iglesia, en el momento más celebrado del día.

000_15589C.jpg

La boda tuvo toques del mestizaje que encarna la pareja, como el encendido sermón sobre el amor del obispo estadounidense Michael Curry, que concluyó citando al líder negro de los derechos civiles Martin Luther King, o la versión de la canción "Stand By Me", de otro King, Ben E., a cargo de un coro de góspel.

Luego, la pareja se dio un baño de masas al recorrer las calles de Windsor en una calesa Ascot tirada por Milford Haven, Storm, Plymouth y Tyrone, cuatro caballos grises, como manda la tradición en la familia real.

000_15586A.jpg

Al mediodía en el castillo de Windsor se celebró un almuerzo ofrecido por la reina Isabel II.

La novedad del almuerzo fue que los platos principales se sirvieron en grandes boles, una moda venida de Asia y adoptada por jóvenes aficionados a la gastronomía como Meghan Markle.

En el menú, productos británicos tan tradicionales como los langostinos y el salmón ahumado escoceses, los espárragos de Cotswolds o el jamón curado de Cumbria.

El cantante Elton John tocó para los invitados.

Al caer la noche, el padre del novio, el príncipe Carlos de Gales, ofreció una fiesta para 200 invitados en Frogmore House, a la que Enrique y Meghan acudieron en un Jaguar azul, con la matrícula E19052018, la fecha del casamiento.

Meghan tenía previsto hablar durante la recepción, otro gesto de modernidad, según los expertos.

Para esta fiesta la duquesa eligió, como segundo vestido, un diseño creado por la la británica Stella McCartney, de color blanco y de líneas sobrias. Los zapatos escogidos fueron color nude realizados en satén, con suelas de color azul.

000_156798.jpg

El vestido de la ceremonia

La exactriz estadounidense Meghan Markle lució, en la mañana, un vestido de novia blanco de seda creado por la diseñadora británica Clare Waight Keller, directora artística de la casa de alta costura francesa Givenchy.

La flamante duquesa de Sussex, de 36 años, optó por un traje de corte sencillo, moderno y elegante que ensalzaba su figura, con escote de barco, mangas tres cuartos, cola y un velo muy largo con bordados en los extremos.

000_1557H8.jpg

El novio vestía por su parte el uniforme de gala de los Blues and Royals, un regimiento de la caballería real.Fue después de conocer a Clare Waight a principios de este año cuando Meghan Markle, apasionada por la moda, la eligió para crear este vestido con una "estética intemporal y elegante", según un comunicado del palacio de Kensington, residencia oficial de la pareja.

Conforme al deseo de Meghan, el velo, de cinco metros de largo, está bordado de flores que representan los 53 países de la Commonwealth. La novia agregó dos flores de su elección, entre ellas una amapola de California, de donde es originaria.

Meghan llevaba también unos zapatos Givenchy y una tiara de diamantes de 1932, prestada por la reina Isabel II, abuela del príncipe Enrique. Los pendientes y la pulsera eran de la casa Cartier.

000_1558GJ.jpg

Celebridades asistieron a la boda

El cantante británico Elton John, la presentadora de televisión Oprah Winfrey, el actor George Clooney y el exfutbolista David Beckham, llegaron a la iglesia San Jorge de Windsor.

Elton John vestía con el chaqué tradicional pero se permitió el detalle de llevar unas gafas de cristales rosas.Winfrey fue de las primeras en llegar, inmediatamente precedida por el actor británico Idriss Elba ("The Wire") y su pareja.

000_1558EG.jpg

Más tarde lo hicieron el actor estadounidense y su mujer, Amal Clooney, que provocaron aplausos entre el público congregado fuera de la iglesia, en el recinto del castillo de Windsor, la ciudad a orillas del Támesis una hora al oeste de Londres.

También asistirán algunos de los actores que compartieron cartel con Markle en la serie televisiva "Suits", entre ellos Patrick J. Adams, que interpretaba a su marido.

Clooney y Elba charlaron animadamente en la iglesia a la espera del inicio de la ceremonia.

000_1555L9.jpg

Beckham y su esposa Victoria (ex Spice Girl, hoy diseñadora de moda) fueron invitados pese a que el exfutbolista protagonizó un patinazo en la anterior boda real.

La Casa Real pidió a las mujeres que llevaran sombrero y a ellos que no llevasen medallas, después de que Beckham se colgara la suya en el costado equivocado en la boda del príncipe Guillermo, en 2011.

También pudo verse al nieto de Winston Churchill, Nicholas Soames, diputado conservador y amigo del padre del novio, el príncipe Carlos.

El cantante James Blunt también asistía al enlace, y se cree que podría estar rodeado de colegas como las Spice Girls, un extremo todavía por confirmar.

Los tres hermanos de Diana de Gales, la malograda madre de Enrique, participarán en la boda, y su hermana Jane Fellowes hará una de las lecturas en la espléndida iglesia gótica de San Jorge.

El primero de los tíos maternos de Enrique en llegar fue Charles Spencer.También estaban dos exnovias de Enrique, Chelsy Davy y Cressida Bonas.

Entre los hombres predominaba el chaqué oscuro, combinado con chaleco brillante y corbata, ellas con tocadas con vestidos de todos los colores, y espectaculares sombreros.

Los políticos han quedado fuera de la lista de invitados, al tratarse de la boda del sexto en la línea de sucesión, aunque se espera la presencia de algunos amigos personales como el mencionado Soames o John Major, el ex primer ministro conservador.

1.jpg

La novia

Meghan Markle nació el 4 de agosto de 1981 en Los Ángeles -tiene 36 años, tres más que el novio-, hija de Thomas Markle, un director de iluminación de televisión que ganó un Emmy por su trabajo en la serie "Hospital General", y de Doria Ragland, asistente social y profesora de yoga.

En su árbol genealógico se mezclan esclavos y miembros de la realeza.Por parte de madre, desciende de los esclavos de las plantaciones de algodón de Georgia, en el sur de Estados Unidos.

Por parte de padre, es descendiente del rey Roberto I de Escocia, que reinó entre 1306 y 1329.Sus padres se separaron cuando ella tenía 2 años y se divorciaron cinco más tarde.La muchacha asistió a una escuela privada, donde se la recuerda por su estricto sentido del bien y el mal.

A los 11 años, inició una campaña que obligó a la gran empresa Procter & Gamble a cambiar una anuncio de lavavajillas dirigido a las mujeres, para pasar a apelar a todas las personas en general.

Markle se graduó en teatro y relaciones internacionales en la Universidad Northwestern, cerca de Chicago. Luego pasó seis semanas haciendo prácticas en la embajada estadounidense en Argentina.

El novio

Tras una infancia marcada por la muerte de su madre y una adolescencia loca, el príncipe Enrique de Inglaterra culmina su viaje a la madurez a los 33 años con su boda con Meghan Markle.

Son muchos los que todavía guardan en su retina la imagen del adolescente con el aire perdido que caminaba junto a su hermano Guillermo siguiendo el féretro de la princesa Diana por las calles de Londres, en 1997.

Dos décadas después del trágico accidente de tráfico que segó la vida de su madre en París, Enrique se sinceró sobre aquel golpe en un programa emitido por la cadena de televisión ITV en julio.

"Probablemente era demasiado doloroso hasta ahora. Sigue siendo doloroso", explicó el príncipe, que reveló recientemente que hace poco necesitó ayuda psicológica para lidiar con el duelo."No hay un solo día en que Guillermo y yo no deseemos que estuviera viva. Nos preguntamos qué clase de madre sería ahora, qué papel público tendría", aseguró.

Los dos hermanos se impusieron la tarea de elevar y cuidar el recuerdo de su madre, cuyo divorcio de su padre la enfrentó a la casa real y la condenó al ostracismo institucional, pero no al del pueblo, que le dispensó unos funerales de reina.

Enrique, apodado Harry, nació el 15 de septiembre de 1984, dos años después que su hermano Guillermo, y era lo que en el argot monárquico se conocía como "rey de repuesto", por si fallaba su hermano.

2.jpg

Este joven enérgico de cabello pelirrojo difícil de domar tuvo una adolescencia movida.

Confesó haber fumado cannabis, apareció vestido de nazi en una fiesta y los tabloides publicaban regularmente fotos suyas a la salida de bares y discotecas, en compañía de bellas jóvenes aristócratas o de las que fueron sus novias en diferentes periodos, como la zimbabuense Chelsy Davy y, más tarde, Cressida Bonas.

El proceso de redención se inició con su alistamiento en el ejército. En 2008, tras una indiscreción de la prensa, se supo que se encontraba en misión en Afganistán, por lo que todo el país le acompañó en su decepción cuando tuvo que ser repatriado de urgencia por razones de seguridad a consecuencia de esa filtración.

Más tarde se supo que durante su estancia se comportó como un perfecto camarada, además de un excelente jefe de filas.

Aparte de unas declaraciones que rozaban el racismo sobre un colega militar paquistaní, por las que se disculpó, el príncipe nunca protagonizó otra salida de tono y pronto empezó con los actos oficiales, comenzando con una gira por el Caribe en 2012 representando a su abuela Isabel II.

Asimismo, conjugó su pasado militar con la beneficencia con su iniciativa de los Invictus, una competición deportiva internacional al estilo de los Juegos Paralímpicos y reservado a heridos y discapacitados de guerra.

Unos Juegos que, en palabras suyas, "no sólo ayudan a los veteranos a recuperarse de sus heridas físicas y mentales, sino también para inspirar a la gente a seguir en sus vidas el ejemplo de resistencia, optimismo y servicio".

El padre de la novia

"Conmovedora y feliz": el padre de Meghan, que siguió la boda de su hija y el príncipe Enrique por televisión desde California, manifestó el sábado su orgullo y su pesar por no haber podido asistir.

"Mi bebé luce hermosa y se ve muy feliz. Deseaba haber estado ahí y les deseo todo mi amor y toda la felicidad", dijo Thomas Markle, de 73 años y convaleciente de una cirugía de corazón esta semana, de acuerdo con TMZ, un sitio de celebridades estadounidense.

Ante la ausencia de su padre la exactriz estadounidense fue llevada al altar por el príncipe Carlos, quien ahora es su suegro.Incluso antes del anuncio de su operación, la presencia de Thomas Markle en la boda había estado en duda debido a una polémica por la publicación de unas fotografías en las que aparecía preparándose para el casamiento.

Él habría reconocido que fue remunerado por esas fotografías, aunque a la vez se quejaba del acoso de paparazzis.

Redes sociales

Seis millones de tuits fueron publicados por los internautas del mundo entero, en comparación con los 1,7 millones que suscitó la boda del hermano mayor, Guillermo, y Catalina Middleton en 2011.

Dejá tu comentario