SociedadDictadura | Ejército | Gavazzo

Gavazzo dijo que no hubo segundo "vuelo de la muerte"

Contó la historia de los traidores del Partido por el Gobierno del Pueblo (PVP), que permitieron arrestar a los líderes de la organización en 1977

José "Nino" Gavazzo de 80 años, cumple actualmente prisión domiciliaria en una casa de Parque Miramar y porta una tobillera electrónica, luego que la Justicia en 2009 lo procesara junto a otros militares retirados, por 28 delitos de homicidio especialmente agravado. Se trata de casos ocurridos durante la dictadura militar, época en la que él era teniente coronel del Ejército, integraba el Servicio de Información y Defensa (SID) y estuvo vinculado a operaciones en el marco del Plan Cóndor.

Se trata de las primeras declaraciones que da Gavazzo luego de conocerse sus confesiones ante los Tribunales Militares, en los que dijo que él desapareció el cuerpo del militante de izquierda Roberto Gomensoro.

En entrevista con la periodista Paula Barquet, publicada hoy por el diario El País, Gavazzo indicó que no hubo un segundo vuelo en el que se presume que trasladaron de forma clandestina desde Buenos Aires a Montevideo a 22 militantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP). A pesar de que esto fue detectado en investigaciones judiciales, el ex militar sostuvo: "¡Los mataron en Argentina! Yo no tengo ninguna duda. Ellos (los argentinos), al enemigo lo mataban. Nosotros no ¿verdad? ¿Qué sentido tiene que de la Argentina, donde los mataban a todos, trajéramos una cantidad X de personas para matarlas acá?. Ningún sentido. Si nosotros hubiéramos tenido la necesidad militar o fuésemos unos sádicos, que los queríamos matar, los matábamos allá, pero no los traíamos", transcribe hoy el matutino.

Para sostener su teoría, indica que fueron relevantes los aportes de un militante del PVP llamado Carlos Goessens, quien según Gavazzo, un día se contactó con la División del Ejército 1 y dijo que quería pasar información. El director del SID lo envió a él a Buenos Aires para hablar con Goessens y allí, el militante dijo que su tarea era matar a Gavazzo y a su familia pero que se negaba a hacerlo. "Paso a ser un soldado de ustedes y los voy a ayudar a agarrar a cada uno de los del sector militar. A cambio de nada", dijo Goessens según el relato de Gavazzo, quien cree que lo hizo "por venganza". Así fue se detuvo a los integrantes del PVP que hoy continúan desaparecidos.

"La guerra antisuberversiva"

Durante la entrevista, Gavazzo también dijo que hubo torturas pero "no la que ellos cuentan" en referencia a las confesiones de ex presos políticos. "Si yo la agarro a usted a cachetazos acá para que me diga cuánto gana usted en El País, es una tortura, pero solo le pegué unos cachetazos. Si en lugar de eso, agarro un cable y lo enchufo a la corriente, y le pido lo mismo pero le pongo 110 volts, la estoy torturando también. Si la violo, también es una tortura. Bueno, sondistintas...Todo está mal. Pero estamos hablando de la guerra, ¿verdad? No existe en el mundo ejemplo de guerra sin tortura", indicó.

Admite que "el submarino" era el método de tortura más leve, que hubo uso de picana también pero que él no la utilizó porque a su criterio "no servía".

Así como agregó que a su criterio, todos mienten sobre él y considera que es un "gran acusado" y explica porqué: "nunca me puse una capucha, y si iba a interrogar a alguien, le sacaba la capucha porque no tengo que ocultarme de nadie por nada, porque no hice nada que no fuera para bien de nuestra patria o de nuestros conciudadanos".

Dejá tu comentario